martes, 19 de noviembre de 2013

Los tres dogmas de fe de los testigos de Jehová


     El Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová asegura que sus creencias no constituyen dogmas. ¿Qué es exactamente un dogma? Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, “dogma es el fundamento o conjunto de puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión”. []

    Según la Wikipedia, “dogma es una proposición que se asienta por firme y cierta como principio innegable de una ciencia. Sin embargo, su sentido más común es el de una doctrina sostenida por una religión u otra organización de autoridad y que no admite réplica; es decir, es una creencia individual o colectiva no sujeta a prueba de veracidad”. Y continúa: “Los dogmas en la religión están caracterizadas por una ideología a la cual siguen sus creyentes. En otras palabras, dogmas son creencias de la religión, en principio irrefutables y sin estar sujetas a opinión”.

    Por lo general, un dogma de fe es una doctrina expuesta por una organización religiosa y que los adeptos han de aceptar como básica aunque no se demuestre cierta. Es el caso de la organización de los testigos de Jehová, cuyo Cuerpo Gobernante establece que las doctrinas que enseña son verdades reveladas por Dios, sin poder demostrarlo a ciencia cierta, aunque señalando en principio a la Biblia como su fuente; con el tiempo, muchas de esas doctrinas cambian por completo porque se aduce que se ha recibido nueva luz o luz más clara. Es el caso de la no dogmática doctrina de la generación de 1914, generación que no pasaría hasta que se cumpliera todo lo señalado por Jesucristo en el capítulo 24 del evangelio de Mateo. En la actualidad esa generación, según entiende el Cuerpo Gobernante, la constituyen dos grupos de ungidos o miembros con apetencias celestiales, a saber, los que estaban vivos en 1914 y los que muchos años después de 1914 han sido solapados o traslapados en el tiempo por los del primer grupo.

    Aunque el Cuerpo Gobernante niega que sus enseñanzas sean dogmas de fe, sin embargo queda claro que existen tres dogmas o fundamentos principales sobre los que se asienta el resto de las doctrinas. La negación o no aceptación de tales dogmas o fundamentos implica la expulsión o excomunión de quien los rechaza o continúa poniéndolos en duda. Los aludidos tres dogmas son los siguientes:

    Primero y principal: Los 70 años de destierro de los judíos. El Cuerpo Gobernante continúa enseñando que esos 70 años comenzaron con la destrucción de Jerusalén en el 607 a.e.c. y terminaron en el 537 a.e.c. con la libertad de los cautivos judíos. Tal dogma fue establecido por el adventista Nelson Horatio Barbour (aunque entre las fechas 606 y 536 a.e.c.) y fue aceptado de éste por Charles Taze Russell, fundador de los Estudiantes Internacionales de la Biblia, en 1876. El dogma de los 70 años sirve de base a los otros dos y a todo el conjunto doctrinal que actualmente defiende el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová. Este dogma continúa intacto desde los tiempos de Russell, después de pasar por las manos de los presidentes de la Watchtower, Rutherford, Knorr y Franz, y posteriormente por las del Cuerpo Gobernante creado en 1971 con los pocos miembros de la Junta Directiva de la Watchtower más otros nuevos, y que a partir del año 1976 pasó a dirigir los asuntos de la Watchtower.

    Segundo dogma o fundamento de fe: en la actualidad, desde el año 1943 en que definitivamente se establecieron y así se publicaron en el libro “La verdad os hará libres”, las fechas 607 a.e.c., 537 a.e.c. y 1914. Antes de 1943 y desde los tiempos de Russell, las fechas que se constituían como dogma de fe eran las del 606 a.e.c., 536 a.e.c. y 1914. Ha de hacerse hincapié en que en los días de Russell y de Rutherford se defendía además la fecha de 1874 como la del comienzo de la presencia invisible de Cristo en su reino celestial, fecha que fue suprimida definitivamente en 1943, pasando a ser oficialmente 1914 el año de la presencia de Cristo en su reino, aunque ya Rutherford lo había sugerido tímidamente en alguna publicación de finales de los años veinte; pero lo aceptado y que así se predicaba era que 1874 continuaba siendo el año de la presencia de Cristo, en tanto que 1914 era, en tiempos de Russell, el año del Armagedón, quedando un tanto colgada tal fecha durante el mandato de Rutherford.

    Tercer dogma: hoy día, la fecha de 1919 como año del nombramiento de la Junta Directiva de la Watchtower como Esclavo Fiel y Discreto, esclavo que en el 2012 se estableció que es el propio Cuerpo Gobernante, cuerpo que realmente no existía en 1919 y que con carácter retrospectivo se le dio tal nombre, aseverando que la Junta Directiva era dicho Cuerpo Gobernante. Sin embargo a día de hoy conviven tanto la Junta Directiva de la Watchtower como el Cuerpo Gobernante, el cual, se repite, tomó las riendas en 1976, aunque vino a la existencia en 1971.

    Antes del 2012 y desde los tiempos de Rutherford, era parte de este tercer dogma de fe la fecha de 1918, en que supuestamente Jesucristo inspeccionó a su esclavo fiel y discreto en la tierra, nombrándole administrador de sus bienes en 1919. Actualmente se enseña que en 1919 el Amo Jesucristo no nombró a nadie sobre sus bienes, sino que lo hará en el futuro. Lo que ahora se impone es tan solo que en 1919 Jesucristo nombró un esclavo fiel y discreto para alimentar a los domésticos, lo que significa que Russell, que había muerto en 1916, no era parte de ese esclavo, ni siquiera ungido, sino un precursor al estilo de Juan el Bautista.

    Ha de aclararse que en los días de Russell no existía este tercer dogma, ya que se desconocían las fechas 1918 y 1919. Estas fechas fueron establecidas con carácter retroactivo por Rutherford en 1927, que así lo publicó en la Atalaya del 15 de febrero de aquel año. En adelante todo Estudiante de la Biblia (aún no existían los testigos de Jehová) debía aceptar forzosamente como creencia básica o dogma de fe el hecho de que Jesucristo había inspeccionado a su esclavo en 1918 y que en 1919 lo había nombrado como administrador de sus bienes terrestres. Ciertamente, ninguno de los que componían el esclavo fiel y discreto -que Rutherford estableció también en 1927 que eran todos los Estudiantes de la Biblia, ya que todos se consideraban ungidos- se había enterado de la inspección del Amo en 1918 y del nombramiento del esclavo como administrador en 1919. Esto había de aceptarse por fe ciega, siendo reo de expulsión todo aquel que no lo hiciera. Se recalca que, de haber habido tal nombramiento de esclavo, éste le sería dado a los Estudiantes de la Biblia y no a los testigos de Jehová, cuyo movimiento fue creado por Rutherford en 1931 con un resto de aquellos Estudiantes de la Biblia (como el 20% de los que no abandonaron las filas entre 1926 y 1927, debido a las falsas predicciones de Rutherford para 1925).

    Sobre estos tres dogmas que el Cuerpo Gobernante considera infalibles -aunque haya anulado la fecha de 1918 y la haya retrotraído a 1914- se construye el entero complejo doctrinal de los testigos de Jehová. Si se demostrase que los judíos no estuvieron 70 años en el destierro, comprendidos los tales entre el año de la destrucción de Jerusalén y el año de la liberación, el principal dogma de fe jehovista se desintegraría y con él caerían los dogmas de las fechas 607 y 537 a.e.c. (ambas instituídas en 1943 por suplantación de las del 606 y 536 a.e.c.), además de las de 1914 y 1919. Sin estos dogmas, que en realidad no tienen base bíblica, no puede mantenerse en pie el edificio doctrinal de la Watchtower y del Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová. De ahí que sean defendidos con uñas y dientes y se anatematice a quienes los discutan o siquiera los pongan en duda.   

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario