martes, 11 de febrero de 2014

Cuidado con los apóstatas y con los hermanos que pueden llegar a serlo


    En el estudio de La Atalaya de la semana del 3 al 9 de Febrero de 2014 se contempló el tema de los apóstatas, algo a lo que se dio amplia consideración en las seis congregaciones (2 de habla inglesa, 1 de habla italiana y 3 de habla hispana) cuyos contactos nos pasaron información. Tanto se extendieron los ancianos conductores en el asunto de los apóstatas que en cuatro de estas congregaciones no se pudieron leer lo últimos párrafos del estudio y se hicieron las preguntas a vuelapluma, habiéndose excedido en esta ocasión entre 8 y 12 minutos el tiempo asignado para el estudio del artículo de La Atalaya.

    Habitualmente, según venimos observando, el estudio de La Atalaya suele exceder en 5 ó 6 minutos, además de los 3 ó 4 minutos del discurso público. En las reuniones de la semana se suelen contar estos tiempos de exceso: 2 ó 3 minutos para el libro de congregación; 4 ó 5 minutos para la escuela y 5 ó 6 minutos para la reunión de servicio. Algunos ancianos argumentan que es más importante el alimento que se da en las reuniones que el tiempo que se emplea en darlas, y que por tanto, si es preciso alargar las reuniones 5, 10 e incluso 15 minutos más, se alargan. Otros ancianos son más estrictos en cuanto al tiempo y procuran ajustarse a lo asignado, aunque no lo consiguen. Pero lo corriente es que el horario total de reuniones supere los 7 minutos de promedio.

    En términos generales los conductores de La Atalaya en la semana aludida hicieron calenturientamente hincapié en que no solamente había que rechazar de lleno a los apóstatas que “sutilmente engañan a las ovejas de Jehová con sus medias verdades que no están en la Biblia”, sino que había que rechazar en primer lugar a los hermanos que hacen preguntas, exponen dudas o suscitan cuestiones doctrinales que el Cuerpo Gobernante no ha considerado. Se insertan a continuación varias expresiones polémicas, algunas traducidas, de los ancianos conductores de esta concreta Atalaya:

    “Todo hermano que escuche de otro la mínima sugerencia sobre asuntos doctrinales que a su juicio debieran ser corregidos por el esclavo debe exponerlo inmediatamente a los ancianos. Ningún hermano está autorizado para hablar a sus compañeros nada que no esté al cien por cien de acuerdo con lo que el esclavo enseña. La única conversación aceptable entre hermanos es sobre temas espirituales y sobre cómo mejorar en el estudio de las publicaciones y en la predicación. Las conversaciones sobre cuestiones laborales, comerciales o recreativas deben limitarse al mínimo, siempre fuera del salón del Reino”.

    “Si un hermano tiene alguna duda sobre algún punto bíblico o enseñanza del esclavo debe obligatoriamente ir a los ancianos y no hablar nada con cualquier miembro de la congregación. Los ancianos se reunirán en comité si es necesario y sopesarán el alcance de la duda e investigarán si la misma no obedece a que la persona ha estado entrando en blogs apóstatas. La duda puede ser el principio de la apostasía y de hecho lo es”.

    “Las familias tienen la obligación -es obligación y no sugerencia- de efectuar la reunión de la noche de adoración, de más de una hora de duración si es posible. En ella se ensayarán sobre todo presentaciones en la predicación y cómo abordar a las personas, entre otros temas, de acuerdo con las publicaciones del esclavo. Toda la familia debe volcarse en la predicación. Debe inculcarse además en los jóvenes la idea de que los apóstatas son el mayor veneno que puede existir para su espiritualidad y que deben rechazar enérgicamente los argumentos de aquellos, aunque parezcan lógicos o que inclusive estén de acuerdo con la Ciencia y la Historia”.

    “Las explicaciones de los apóstatas son un cebo para que el más cándido pique. Los jóvenes deben odiar con todas sus fuerzas todo lo que provenga de los apóstatas y evitar sus páginas en Internet o por el medio impreso. De paso se les recomienda a los hermanos que entren preferente y casi exclusivamente en la página jw.org de la Organización, donde hallarán abundancia de inagotable alimento espiritual”.

    “Ha de explicarse a los jóvenes que puede peligrar su espiritualidad si entran y comentan en redes sociales o de wasap, aunque no sean de apóstatas, perdiendo con ello gran parte de su precioso tiempo de estudio y predicación, y también de estudio seglar si aún están en etapa escolar. No es que ello sea del todo malo en principio, pero debilita la espiritualidad si se emplea demasiado tiempo en esa actividad que hace que se vaya dejando de lado el estudio de la Biblia y de las publicaciones de la organización, las cuales son más importantes que cualquier medio impreso o informático mundano, por muy culto que parezca ser”.

    “Cuidado con las aficiones o los hobbies, que conllevan emplear mucho tiempo. Un testigo de Jehová no puede dedicarse a ellas sin ser afectada negativamente la predicación, las reuniones cristianas y el estudio de la Biblia y de las publicaciones del esclavo. Quien dedica más tiempo del debido a sus aficiones no puede estar amando a Jehová con todo su corazón y fuerzas. Cuánto mejor es dejar de lado las aficiones que hoy día suponen una pérdida de tiempo y dentro de poco no servirán para nada”.  

    “Se anima a los hermanos a que prediquen más horas, algo así como un mínimo de 2 a 3 horas semanales. Al mismo tiempo se sugiere una hora diaria de estudio personal de la Biblia y las publicaciones del esclavo, aparte del tiempo preciso para prepararse La Atalaya, el libro de congregación y la reunión de servicio, que serían unas tres horas semanales, sin contar la noche de adoración. La predicación y el estudio constante, sin olvidar las reuniones y la asociación con otros cristianos, les mantendrán fuertes ante los ataques de los apóstatas”.

    “Se pide un apoyo más firme y uniforme a la obra mundial mediante las contribuciones y donaciones voluntarias. Es mucha la necesidad que hay que cubrir en la obra del Reino, sobre todo en los países pobres”.

     “Jesucristo dijo que si el ojo nos hace tropezar, deberíamos arrancarlo. Eso mismo es lo que debemos hacer con Internet si vemos que nos hace tropezar, sobre todo por causa de los apóstatas. En realidad no necesitamos Internet para nada. En la Organización de Jehová lo tenemos todo”.

     Además de las declaraciones expuestas, los comentarios de los hermanos fueron tajantes con respecto a rechazar como peste cualquier literatura o blog apóstata. Alguno comentó incluso que ciertas páginas científicas de Internet había que considerarlas igual que las de los apóstatas. Otros dejaron caer que lo mejor era no entrar en Internet para nada, a excepción de en la página oficial de la Organización, a la que por cierto se dará publicidad masiva en una campaña especial a realizar obligatoriamente por todos los testigos del mundo en el mes de agosto.

4 comentarios:

  1. «En realidad no necesitamos Internet para nada. En la Organización de Jehová lo tenemos todo»

    Creo que están desesperados, tienen miedo de caer. ¿Cuándo la verdad le ha tenido miedo a la mentira?

    ResponderEliminar
  2. Terrible miedo a que se descubran sus mentiras es lo que tienen, nunca pensó el esclaito que llegria a existir internet, si los "APOSTATAS" hablan mentira, pues les deveria ser .muy fácil demostrarlo con la supuesta verdad. Por cierto, porque no siguen poniendo a disposición de los domésticos el infame "INTERLINEAR DEL REINO".......ha nooo el esclavito jamás se imagino que llegaría el tiempo que cualquiera podría tener acceso a un traductor y descubrir las falsificaciones hechas en su biblia TNM

    ResponderEliminar
  3. Cuando el río suena piedras trae. En el caso de la watch, peñascos y demás. Es un pavor mórbido por que algún tejota llegue a entrar en estos blogs, que es de más sospechoso. Si de betel entran a estos foros y sitios, ¿cómo hacer que el resto lo evite?

    ResponderEliminar
  4. siempre usando la biblia fuera de su contexto!!

    ResponderEliminar