lunes, 10 de febrero de 2014

La carta del juez Rutherford al canciller alemán Hitler (3)


 

    Texto íntegro de la ‘Declaración de hechos’ presentada por el presidente de la Sociedad Watchtower de los testigos de Jehová, J. F. Rutherford, al canciller Hitler en 1933. Es traducción del Anuario de 1934 de la Watchtower:

    “Esta asamblea de pacíficos alemanes, ciudadanos respetuosos de la ley, que representan a otros muchos como ellos en Alemania, todos trabajadores industriosos para el bienestar de la gente de esta tierra, habiéndonos reunido en asamblea en Berlín este 25 de Junio de 1933, declaramos con gozo nuestra completa devoción al Dios Todopoderoso y a su Reino bajo Cristo Jesús, que con su sangre compró a la humanidad. Declaramos que las Santas Escrituras constituyen la palabra de Jehová Dios dada a los hombres para guiarlos rectamente, y que la palabra de Dios es la verdad y es de vital importancia que el hombre sepa de esta relación con Dios. Pedimos ser juzgados según las pautas de Dios.

    Jesucristo es el más grande testigo de la verdad de Dios y, como fieles y devotos seguidores de él, somos por su gracia testigos de la verdad. El propósito de esta Declaración es presentar un testimonio fiel y verdadero ante los gobernantes y el pueblo con respecto al nombre y el propósito de Jehová y nuestra relación con él. Hemos sido erróneamente acusados ante los poderes fácticos y líderes de este gobierno y ante el pueblo de esta nación. Para que el nombre de Jehová Dios en las mentes del pueblo, y para que su benevolente propósito sea mejor entendido y nuestra posición sea expuesta de modo justo ante las autoridades, pedimos respetuosamente a los gobernantes de la nación y al pueblo prestar consideración imparcial y justa a los hechos aquí expuestos.

    Las escrituras indican con claridad que el mayor opositor de Jehová Dios y el mayor enemigo de la humanidad es Satanás el Diablo, llamado también la Serpiente y el Dragón. Dicen las Santas Escrituras que Satanás, que es desde hace largo tiempo el gobernante del mundo, engaña y ciega a la gente para que las verdades sobre Jehová Dios y Cristo Jesús no brillen en las mentes de los hombres. (2 Corintios 4: 3,4). Usando frecuentemente medios fraudulentos y el engaño, Satanás ha inducido a personas honestas a hacer la guerra unas contra otras, con el fin de apartar al hombre de Dios y destruirlo. Por encima de todo, la gente necesita saber de Jehová Dios y de su misericordiosa provisión para otorgar bienestar general.

    El término ‘clero’, como se usa en nuestra literatura, se refiere a la clase de los supuestos maestros religiosos, sacerdotes y jesuitas, quienes emplean medios políticos impropios para obtener sus objetivos e incluso unen sus fuerzas con aquellos que niegan a Dios y al Señor Jesucristo. Esta es la misma clase a quienes Jesús se refirió como sus perseguidores. Que conste que no criticamos a ningún maestro religioso honesto.

    Cuando Jesús declaró la verdad a los judíos, fueron los sacerdotes y los fariseos, los que se le opusieron violentamente y lo persiguieron, levantando cargos de todo tipo contra él. Ellos rehusaron oir la verdad y Jesús les dijo: ‘¿Por qué no entienden lo que les digo? ¿Por qué no escuchan mis palabras? Ustedes son hijos de su padre el Diablo y hacen las obras de su padre. El fue asesino desde el principio y no permaneció en la verdad porque no había verdad en él. Cuando habla mentiras, las habla por sí mismo, porque es mentiroso y padre de la mentira. Y porque les digo la verdad, no me creen’. (Juan 8: 43-45). Aunque los fariseos y sacerdotes decían representar a Jehová Dios, Jesús les dijo que en realidad eran representantes del Diablo.

    No disputamos con persona o maestro religioso alguno; mas debemos llamar la atención sobre la actitud de quienes dicen representar a Dios y a Cristo Jesús, pero que son, de hecho, nuestros perseguidores y quienes nos presentan en falsos colores ante los gobernantes y ante las naciones. Como verdaderos seguidores de Cristo Jesús, debemos esperar tal oposición y lo mencionamos aquí como la explicación de por qué hemos sido mal presentados ante los líderes de la nación. Jesús les dijo a sus discípulos: ‘Recuerden lo que les digo, que el sirviente no es mayor que su amo. Si ellos [los falsos maestros religiosos] me han perseguido a mí, también les perseguirán a ustedes; si hubieran guardado mis palabras, también guardarían las de ustedes.’ (Juan 15: 20).
 
    Más aun, Jesús dijo que esta misma clase de hombres haría que ellos fueran acusados erróneamente ante las autoridades. Sus palabras fueron: ‘Tengan cuidado, porque ellos [los falsos maestros religiosos] los llevarán a tribunales [poder político]; los echarán de la sinagoga y los pondrán delante de reyes por mi causa, para testimonio ante ellos’. (Marcos 13: 9). Esto explica por qué Jehová Dios permite a sus fieles testigos ser perseguidos y calumniados, es decir, que aquellos con un mal espíritu se identifican a sí mismos como opositores de Dios y acarrean testimonio contra sí mismos. Idéntico espíritu materialista que provocó la persecución de Cristo Jesús existe ahora de vuelta, en forma de persecución a sus fieles seguidores”. (Continuará).
 
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario