lunes, 17 de febrero de 2014

La carta del juez Rutherford al canciller alemán Hitler (4)


    Continuación del texto íntegro de la ‘Declaración de hechos’ presentada por el presidente de la Sociedad Watchtower de los testigos de Jehová, J. F. Rutherford, al canciller alemán Hitler en 1933. Es traducción del Anuario de 1934 de la Watchtower:

    “Nuestros enemigos nos han acusado falsamente de recibir apoyo financiero de los judíos. Nada está más lejos de la verdad. Hasta este mismo momento, nunca ha habido el mínimo aporte de los judíos hacia nosotros. Somos los fieles seguidores de Cristo Jesús y creemos en él como el Salvador del mundo, en vez de ser como los judíos que rechazaron por completo a Cristo Jesús y negaron enfáticamente que él fuera el Salvador del mundo enviado por Dios para el bien del ser humano. Esto por sí mismo debería ser prueba suficiente para demostrar que no recibimos apoyo de judíos y que por tanto los cargos contra nosotros son maliciosamente falsos y solamente proceden de Satanás, nuestro gran enemigo.

    El mayor imperio y el más opresivo sobre la tierra es el imperio Anglo-Americano. Este es el Imperio Británico, del que forman parte los Estados Unidos. Han sido los comerciantes judíos del imperio Anglo-americano quienes han construido el mercado del capital y controlado los grandes negocios como un medio de opresión y explotación de los pueblos de muchas naciones. Ello es particularmente cierto de las ciudades de Londres y Nueva York, cuna y centro del mercado. Este hecho es tan evidente en los Estados Unidos, que hay un dicho en Nueva York que reza que ‘pertenece a los judíos, lo administran los católicos irlandeses y pagan la cuenta los americanos’. No altercamos con ninguna de estas personas; mas, como testigos por Jehová y en obediencia a su mandamiento en las Escrituras, nos sentimos obligados a manifestar estos hechos con el fin de que la gente sea iluminada con el propósito y la verdad de Dios.

    Se ha dicho que nuestros libros y nuestra literatura en general constituyen un peligro para la nación si éstos circulan entre las personas. Tenemos la certeza de que tal conclusión se debe al hecho de que nuestros libros no han sido cuidadosamente examinados por los gobernantes y, por lo tanto, no se han comprendido. Respetuosamente llamamos la atención al hecho de que esta literatura ha sido escrita originalmente en inglés americano y está adaptada a la forma de hablar de los Estados Unidos. Cuando se traducen nuestros libros al alemán dan la impresión de ser rudos. Admitimos que las mismas verdades pueden ser expresadas con menos dureza y de modo más agradable, si bien el lenguaje que nuestras publicaciones siguen se inspira en la Biblia.

    Debería tenerse en cuenta que tanto en el Imperio Británico como en Estados Unidos la gente común ha sufrido y está sufriendo debido al abuso del mercado del capital y los políticos inconscientes. Tal abuso ha sido apoyado por políticos de tendencia religiosa y, por consiguiente, los escritores de nuestros libros y otra literatura han utilizado lenguaje directo para llevar a la gente a un entendimiento apropiado. El lenguaje usado, sin embargo, no es tan fuerte o enfático como el que usó Cristo Jesús al denunciar a los falsos maestros y opresores de su tiempo.

    El actual gobierno de Alemania se ha declarado enfáticamente en contra de los opresores del mercado y en oposición a la malsana influencia de la religión en la política de la nación. Tal es exactamente nuestra posición; más aún, en nuestra literatura se explica la razón de la existencia del mercado opresor y la malsana influencia de la religión en la política. Las Santas Escrituras indican con claridad que estos instrumentos opresivos proceden del Diablo y el alivio final de los problemas lo traerá el Reino de Dios bajo Cristo. Es por lo tanto imposible que nuestra literatura pueda ser de modo alguno una amenaza o peligro para la paz y la salud del estado.

    Nuestra Organización no es política en ningún sentido. Solo insistimos en enseñar la palabra de Jehová Dios a la gente, sin obstáculos. No objetamos ni tratamos de evitar que alguien enseñe, ni objetamos las creencias de nadie. Solamente pedimos libertad para creer y enseñar lo que nosotros consideramos doctrinas bíblicas y entonces dejamos que las personas tomen su decisión de creer lo que deseen libremente. Conocer a Jehová Dios y su misericordiosa provisión para la humanidad es lo más importante para las personas, porque Dios ha declarado en la Biblia que donde no hay entendimiento de su Palabra las personas perecen (Proverbios 29: 18).

    Hemos dedicado nuestras vidas y nuestro sustento material a la labor de permitir que las personas lleguen a un entendimiento de la Palabra de Dios, y por lo tanto es imposible que nuestros libros y literatura sean una amenaza para la paz y seguridad de la nación. En lugar de estar en contra de los principios defendidos por el gobierno alemán, los apoyamos y afirmamos que Jehová Dios por medio de Cristo Jesús permitirá el cabal cumplimiento de dichos principios y otorgará a la gente paz y prosperidad, que es el deseo honesto del corazón de toda persona. (Continuará).

              

No hay comentarios:

Publicar un comentario