sábado, 1 de marzo de 2014

La carta del juez Rutherford al canciller alemán Hitler (5)


    Continuación del texto íntegro de la ‘Declaración de hechos’ presentada por el presidente de la Sociedad Watchtower de los testigos de Jehová, J. F. Rutherford, al canciller alemán Hitler en 1933. Es traducción del Anuario de 1934 de la Watchtower:

    “Nuestra Organización no busca ni el dinero ni el incremento de sus miembros. Somos una Compañía o Cuerpo organizado de personas unidas solamente por el benévolo trabajo de enseñar la Palabra de Dios a la mayor cantidad posible de personas y al menor costo para ellas. Nuestra Organización fue originalmente incorporada en los Estados Unidos en 1884 bajo el nombre de WATCH TOWER BIBLE AND TRACT SOCIETY. En 1914 se integró legalmente en Gran Bretaña bajo el nombre de INTERNATIONAL BIBLE STUDENTS ASSOCIATION.

    Esos son tan solo nombres corporativos de nuestra Organización para llevar a cabo su trabajo de manera legal. El nombre que según las Escrituras tenemos es el de ‘Testigos de Jehová’. Nos une solamente un trabajo noble. El propósito de nuestra Organización es ayudar a las personas a entender la Biblia, la cual da a conocer la única manera posible para hallar alivio completo y bendición para la humanidad. Nuestra Organización ha extendido su labor por toda la Tierra. La educación, cultura y desarrollo de las personas vienen a través de la agencia del Reino de Dios, como enseñamos. La salvación de la gente está basada en conocimiento exacto y obediencia a Jehová Dios y sus caminos de justicia.

    La gente está grandemente perturbada y necesita entender las razones del sufrimiento y cuál es el medio de alivio. Las Escrituras, cuando se entienden, dejan esto claro. En lugar de recolectar dinero entre la gente y usarlo en levantar grandes edificios para que los hombres vivan ostentosamente, nosotros imprimimos el mensaje del Reino de Dios y lo llevamos a los hogares de las personas, con las máximas facilidades para todos, a fin de que lleguen a un conocimiento de las verdades de Dios que a todos conciernen.       

    Un examen cuidadoso de nuestros libros y demás literatura evidenciará el hecho de que los altos ideales atesorados y promovidos por el gobierno nacional se encuentran fuertemente inmersos y enfatizados en nuestras publicaciones y muestran que Jehová Dios velará para que estos grandes ideales puedan a su debido tiempo ser obtenidos por todas las personas que aman la justicia y obedecen al Altísimo. Por lo tanto, en vez de ser una amenaza a los principios del presente gobierno, nuestra literatura y labor son los más fuertes apoyadores de ellos. Por esta razón Satanás, el enemigo de todos los hombres que aman la justicia, falsea nuestro mensaje e impide que prospere en la tierra.

    Durante muchos años nuestra Organización se ha esforzado por ayudar desinteresadamente a las personas. Nuestra sucursal americana ha ayudado sobremanera en la labor que se lleva a cabo en Alemania y con aportaciones voluntarias de dinero, en un tiempo en el que Alemania ha pasado por serios problemas. Ahora, porque parece que Alemania podría liberarse pronto de la opresión y la gente pudiera progresar, Satanás, el gran enemigo, ha puesto su empeño en destruir este benevolente trabajo en esta tierra.

    El lenguaje de nuestros libros y literatura respecto a la Liga de Naciones ha sido aprovechado como una razón para prohibir nuestra labor y la distribución de nuestros libros. Le recordamos al gobierno y al pueblo alemán que fue la Liga de las Naciones quien puso sobre los hombros del pueblo enormes cargas e insoportables castigos. Esta Liga de Naciones no fue ocasionada por los amigos de Alemania. En Estados Unidos la prensa anunció tiempo atrás que 140.000 clérigos dedicaron tiempo a desarrollar un movimiento para inducir a los estadounidenses a adoptar la Liga de Naciones. Fue la Federación de Iglesias de Estados Unidos quien creó un manifiesto que decía que ‘La Liga de las Naciones es la expresión política del Reino de Dios en la Tierra’. Esta Liga de Naciones viene a ser como un sustituto del Reino de Dios bajo Cristo.

    Fue en Estados Unidos que nuestra Organización, bajo el liderazgo visible de nuestro Presidente, dijo claramente que la Liga de Naciones no es una institución de Jehová Dios, porque es opresiva e injusta. Fue este asunto lo que motivó el lenguaje que usamos en nuestros libros respecto a la Liga de Naciones y se llama la atención al hecho de que tal Liga de Naciones nunca podría traer alivio y bendición a la gente, porque tal alivio y bendición pueden venir tan solo al adherirse estrictamente a los principios de la Palabra de Dios y de la manera como Jehová lo ha expuesto.

    Por casi medio siglo, nuestra Organización rigurosamente cristiana ha llevado a cabo esta obra en diferentes partes de la Tierra. Sus libros se han publicado en unos cincuenta idiomas. Más de 140 millones de estos libros están en manos de la gente". (Continuará).
 
 

1 comentario:

  1. por si te sirve....mira este enlace:

    http://mikertower.blogspot.com/2013/01/erklarung-rutherfordhitler.html

    miker

    ResponderEliminar