domingo, 23 de marzo de 2014

La carta del juez Rutherford al canciller alemán Hitler (9)


    Continuación de la carta de presentación que acompañaba a la Declaración de hechos, enviada en 1933 al canciller alemán Adolf Hitler por Joseph Franklin Rutherford, presidente de la Sociedad bíblica Watchtower de los testigos de Jehová en Brooklyn, Nueva York:

    “Un escrito de prensa en Magdeburger Tageszeitung, edición 104, con fecha del 5 de Mayo de 1933, indica lo siguiente: ‘Una declaración de gobierno concerniente a la ocupación del edificio de los Bibelforscher.- El departamento de prensa del gobierno publicó la siguiente información: La ocupación de la propiedad de la asociación de los Ernste Bibelforscher en Magdeburgo fue retirada el 29 de Abril, ya que no se halló ningún material que apoye la acusación de actividades comunistas’.

    Otro reporte en el Magdeburger Tageszeitung, edición 102, fechada el 3 de mayo 1933, indica: ‘La oficina de la asociación de los Ernste Bibelforscher nos informó de que las acciones tomadas en contra de la Sociedad Watch Tower y la asociación de los Ernste Bibelforscher han terminado totalmente. Toda propiedad fue devuelta, ya que un estudio cuidadoso reveló que tales sociedades no eran culpables ni política ni criminalmente y porque se concluyó que ambas Sociedades son absolutamente apolíticas y de una naturaleza estrictamente religiosa’. A petición nuestra, el gobierno confirmó la corrección de este informe.

    La asamblea representativa de estos cinco mil delegados enfatizó que, después de estas circunstancias, consideraba indigno incluso defenderse en el futuro de la infamante acusación de actividades marxistas o comunistas. Los delegados refutaron las acusaciones de nuestros opositores religiosos, que indudablemente son una señal de competencia religiosa. Ellos preferirían silenciar un aviso honesto con calumnias en lugar de usar la palabra de Dios.

    Además, en la asamblea de cinco mil delegados se hizo notar que -como se expresa en la Declaración- los Bibelforscher están luchando por las mismas metas e ideales de muy alta ética que el gobierno nacional del Reich alemán proclamó respecto a la relación de los humanos con Dios, es decir: la honestidad del ser creado hacia su Creador.
    En la asamblea se declaró que no hay puntos de vista opuestos en la relación entre los Bibelforscher de Alemania y el gobierno nacional del Reich alemán. Al contrario, las metas y objetivos netamente religiosos y no políticos de los Bibelforscher se puede decir que están en completo acuerdo con las metas similares del gobierno nacional del Reich alemán.

    Debido al lenguaje supuestamente fuerte de nuestra literatura, algunos de nuestros libros fueron prohibidos. La asamblea de los cinco mil delegados señaló a este respecto que el contenido de los libros que fueron criticados se refiere solamente a las circunstancias en la potencia mundial anglo-americana, y que ésta -especialmente Inglaterra- es responsable por la Liga de Naciones y sus injustificados tratados y cargas impuestos a Alemania. Lo que está escrito en nuestra literatura -sea en cuanto al mundo financiero, al político o al catolicismo romano- es solamente dirigido a los represores del pueblo alemán y su país, no contra la Alemania que está luchando contra las cargas impuestas. Por tanto, la prohibición forzada sobre estos libros es completamente incomprensible.

    Hay estados alemanes en los que se proscriben los servicios religiosos de los Bibelforscher, se prohíben sus reuniones de oración, etc. Éstos, que llevan semanas esperando una solución a esta situación que está ahogando sus vidas religiosas, expresaron lo siguiente: ‘Seguiremos obedeciendo esta prohibición impuesta porque confiamos en que usted, Sr. canciller, o los altos oficiales del gobierno levanten estas medidas -por las que decenas de miles de hombres y mujeres cristianos serían víctimas de un martirio comparable al de los primeros cristianos- después de que hayan considerado un entendimiento de la situación real.

    Finalmente, la asamblea de cinco mil delegados expresó que la organización Bibelforscher-Watch Tower está firmemente adherida al mantenimiento del orden y seguridad del estado, además de llevar a cabo los mencionados altos ideales del gobierno nacional en el campo de la religión. A fin de que esto sea conocido sobre todo por usted, Sr. canciller, como líder del pueblo, y por otros altos oficiales de gobierno del Reich alemán y de los estados, los sentimientos que se han expresado brevemente se plasmaron en detalle en la Declaración adjunta.

    La Declaración adjunta fue leída públicamente por el secretario de la asamblea de cinco mil delegados de los Bibelforscher, fue aprobada unánimemente y fue adoptada con la instrucción de presentar una copia de ésta, y del informe de la asamblea, al Sr. canciller y a todos los altos oficiales del Reich y de los estados. (Continuará).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario