viernes, 19 de septiembre de 2014

¿Qué se enseñaba sobre las transfusiones de sangre durante la inspección del Amo Jesucristo entre 1914 y 1919?



    En 1945 el presidente de la Watchtower, Nathan H. Knorr, y su vicepresidente, Fred Franz, este último el teólogo de la Sociedad y el que se encargaba de diseñar las nuevas doctrinas y publicarlas (pues no existía entonces un Cuerpo Gobernante como se concibe hoy), dispusieron que transfundirse sangre violaba la Ley de Dios, aunque no se expulsaba a los que aceptaban una transfusión. En 1961 la presidencia y vicepresidencia de la Watchtower, ante la gravedad de los hechos, que así la consideraban, decidieron que fueran expulsados de las congregaciones quienes se sometían a una hemotransfusión.

    Hasta 1945 y desde los tiempos de Russell era frecuente alabar las transfusiones por parte de la Watchtower y sus adeptos congregacionales y se veía el asunto como un medio lógico y natural de sostener la vida. Décadas después los doctores descubrirían que parte de la sangre de la madre pasa al feto durante el embarazo, y no solamente los glóbulos blancos, lo que confirmaba que el sostenimiento vital por medio de la sangre era algo implícito en la naturaleza.

    La aceptación de las transfusiones de sangre estaba presente cuando se dice que el Amo Jesucristo inspeccionó en 1914 a la junta directiva de la Watchtower y la nombró su esclavo fiel y discreto en 1919, ya en tiempos de Rutherford. Nótese que aún no existían como tales los testigos de Jehová, sino que la Watchtower regía los destinos de los Estudiantes Internacionales de la Biblia. Un resto de esos estudiantes (como el 72% había abandonado el movimiento entre 1926 y 1927) más los nuevos que entraron a partir de 1926 fueron los que aceptaron en 1931 el nombre de testigos de Jehová, todos los cuales se consideraban ungidos.

    Así que, cuando el Amo Jesucristo nombró a su esclavo fiel y discreto como tal en 1919, fue porque se suponía que ese hipotético esclavo estaba enseñando la verdad. Y parte de esa verdad en ese tiempo era que las transfusiones de sangre no constituían una violación de la ley divina, ya que se aceptaban sin reservas. La pregunta es la siguiente: ¿cómo pudo Jesucristo otorgar el nombramiento de esclavo fiel y discreto a un grupo de señores que estaban enseñando algo que se consideraba correcto, pero que décadas después establecen por luz recibida del espíritu santo que la práctica de la transfusión sanguínea no estaba apoyada por la Biblia?

    No vale en este caso decir que ‘la luz se ha hecho más brillante’. La luz se supone que brillaba en toda su potencia durante la inspección del Amo y el nombramiento del esclavo en 1919, por lo que no se requerirían ajustes posteriores al entendimiento que se tenía en aquel tiempo. Pero si ha habido un ajuste posterior, que en realidad es un cambio total de doctrina, quiere decir que la junta directiva de la Watchtower no estaba enseñando durante el periodo anterior a 1919 lo que ahora se considera que es la verdad con respecto al tema de las transfusiones de sangre. Si esto se considera hoy verdad, significa que no lo era durante el tiempo de la inspección del Amo. Y si no era verdad, ¿cómo pudo el Amo nombrarles como su esclavo fiel?


No hay comentarios:

Publicar un comentario