domingo, 5 de octubre de 2014

¿Qué importan más para el Cuerpo Gobernante: los ungidos o los accionistas de la Watchtower?

 

    A principios de octubre de 2014 se reunieron, como en años anteriores, en el Teatro Stanley de Nueva York -propiedad de la entidad gestora de los testigos de Jehová- los 500 accionistas de la Sociedad Watchtower, abriéndose posteriormente las puertas a los miles de oyentes que llenaron el Teatro.

    Se desconocen los nombres de los 500 accionistas de la Watchtower, cuya relación nominal se lleva en el más riguroso secreto. No se sabe a ciencia cierta si todos ellos son testigos de Jehová. Recientemente trascendió que algunos no lo eran, lo cual está por comprobar. Sea como fuere, tales accionistas aportaron en teoría 10 euros de capital cada uno de ellos, aunque el capital social ya estaba aportado primero en 1881, cuando se creó la Sociedad con su primer presidente, William Henry Conley, y después en 1884, cuando se reestructuró bajo la presidencia de Charles T. Russell.

    Sin entrar en detalles, lo cierto es que existe un listado de los 500 accionistas de la Watchtower. Sin embargo no existe un listado o relación de los que se dicen ungidos y que son más de 12.000 en todo el mundo; o mejor dicho, esa larga decena de miles de individuos son los que participaron de los emblemas del pan y el vino en la última Conmemoración. Pero ello no quita para que se consideren ungidos.

    De éstos, que deberían ser más importantes para el Cuerpo Gobernante que unos simples accionistas o capitalistas de una entidad mercantil, no lleva control el ahora Betel Central de Patterson. Los testigos de Jehová que están al tanto de ello se preguntan por qué razón no se sabe quiénes forman el grupo de los posibles ungidos y en cambio se conocen con pelos y señales los datos de los 500 accionistas de la Watchtower. ¿Es que no son más importantes los ungidos que los accionistas? ¿Es que realmente lo que importa al Cuerpo Gobernante es el asunto comercial y monetario de su ‘Organización’?

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario