jueves, 26 de marzo de 2015

La Pascua judía: ¿al anochecer del 14 o del 15 de Nisán?


    ¿Por qué unos judíos celebran la Pascua al iniciarse la noche del 15 de Nisán y otros al principio de la noche del 14 de Nisán, es decir, la noche anterior?

    A los israelitas se les ordenó proveerse de un cordero para sacrificarlo el día 14 de Nisán entre las dos tardes. Como el día comenzaba a contarse a partir del anochecer, después del crepúsculo, es evidente que las dos tardes del 14 de Nisán correspondían a ese preciso día. Por tanto, si sacrificaban el cordero entre las dos tardes, fuese a la hora que fuese, la cena de Pascua la realizaban por la noche, después del atardecer del 14 de Nisán y por tanto al anochecer del 15 de Nisán. Es la fecha que por lo general observa la mayoría de los judíos.

    Ahora bien, los judíos que se consideran descendientes de los fariseos celebran la Pascua al comenzar la noche del 14 de Nisán, debido a que entienden que el día termina con la puesta del sol, hacia las 6 de la tarde hora solar. Por tanto el crepúsculo, de más de una hora de duración, lo consideran como perteneciente al nuevo día. Para ellos, pues, el nuevo día comienza, no con el anochecer, sino con el crepúsculo. Por ese motivo sus ascendientes sacrificaban el cordero al iniciarse el crepúsculo, en su cómputo ya el 14 de Nisán. La expresión ‘entre las dos tardes’ significa para ellos el final de la tarde del 13 de Nisán y el comienzo de la tarde (crespúsculo) del 14 de Nisán, con la que estimaban que comenzaba el nuevo día. Y esa misma noche del comienzo del 14 de Nisán comían el cordero que se había sacrificado durante el crepúsculo.

    Esto tiene el inconveniente de que, como la degollación, preparación y asado del cordero  llevaba unas cuatro horas, la cena comenzaría como pronto a las 10 de la noche hora solar, que en los países europeos suele equivaler a las 11 ó 12 de la noche. Y puesto que la cena con todo su ritual y el reposo correspondiente hasta la hora de acostarse duraba otras tres o cuatro horas (la digestión del cordero es lenta), los celebrantes se acostarían hacia las 2 de la madrugada, hora solar, la cual se considera muy avanzada. Pero, aun suponiendo que tal fuera el caso, lo cierto es que nadie salía de su casa hasta la mañana siguiente.

    El grueso de los judíos celebra la cena de Pascua al iniciarse la noche del 15 de Nisán, dado que entienden que el día concluye con el crepúsculo y no con la puesta de sol propiamente dicha. Así, el 14 de Nisán finaliza cuando el crepúsculo toca a su término y aparecen las primeras estrellas de la noche. Y como el cordero lo degollaban los antiguos entre las dos tardes del día 14, según el historiador Josefo entre las 3 y las 5 de la tarde, hora solar, la cena la tenían ya dispuesta para las 7 o las 8, hora solar, hora muy prudente para tal cena, que con su ceremonial y reposo concluía al comenzar la tercera vigilia (después de las 12 de la noche).

    Es evidente que la matanza del cordero no podía realizarse al comenzar el crepúsculo, ya que éste dura una hora y cuarto aproximadamente. En ese tiempo en que el sol ya está puesto no hay la suficiente luz para realizar los sacrificios de los corderos, que se hacían en el Templo. Por esa razón se hacía la matanza, según Josefo, entre las 3 y las 5 de la tarde, evidentemente hora solar. A las 6, cuando el sol ya estaba puesto, era hora intempestiva. Y dado que la degollación del cordero en el Templo se efectuaba en medio de la tarde y antes de que se pusiera el sol, la cena se disponía a primera hora de la noche. 

    Atendiendo al evangelio de Juan, Jesús celebró su cena con los apóstoles la noche anterior a aquella en que los judíos de Jerusalén celebraban la Pascua. Se dice que los judíos solían celebrar un ligero ágape nocturno, voluntario, en el que las hierbas amargas eran ingrediente principal -y por supuesto, sin cordero-, la noche anterior a la de Pascua, ágape que la tradición judía conoce como Korban Hagigah, aunque dicha expresión aludiría más que nada a las ofrendas, generalmente de carne, que traían los forasteros que se acercaban a Jerusalén a celebrar la Pascua. El Korban Hagigah sí era obligatorio observarlo durante la cena de Pascua de la noche del 15 de Nisán, noche correspondiente a la primera luna llena tras el equinoccio de primavera.

    Sea como fuere, Jesucristo no pudo celebrar la cena de Pascua judía tradicional, entre otras razones porque los corderos para esa cena se mataban el día 14 por la tarde (más o menos a la hora en que murió Jesucristo) y los judíos del tiempo de Jesús comenzaban a contar el día a partir del anochecer, no del crepúsculo, que en último extremo estaría considerado como la segunda tarde o luz. Eusebio de Cesarea indica que la cena de Jesucristo fue una ‘Parasceve’ y no la de Pascua propiamente dicha. La tarde con el crepúsculo duraba unas siete horas, desde las 12 del mediodía hasta las 7 de la tarde, hora solar en primavera, en que anochecía. Lógico es que a mitad de la tarde, hacia las 3 y media, degollaran el cordero. Sea que la segunda tarde fuera el lapso de tiempo entre las 3 y las 7, o que dicha tarde fuera la de la hora del crepúsculo, el cordero se degollaba ‘entre las dos tardes’, cuando había luz solar y antes de que el sol declinase.

    La celebración de la Pascua judía, pues, la realiza al anochecer del 15 de Nisán la mayoría de los judíos, por entender que el nuevo día comienza al anochecer. Solamente unos pocos celebran la Pascua al comenzar la noche del 14 de Nisán porque creen deducir que el nuevo día comienza tras la puesta del sol; es decir, que para ellos el nuevo día comienza con el crepúsculo, hacia las 6 de la tarde hora solar.

    En la actualidad el pueblo judío celebra una cena familiar de Pascua, o Pesaj, en que el cordero entero está representado por una parte de él, generalmente una pierna, y la ofrenda Hagigah está simbolizada por el huevo asado. Las hierbas amargas y el pan no fermentado son parte primordial de la celebración. Pero dicha cena la observa la casi totalidad del pueblo judío ya entrada la noche del 15 de Nisán, que es el día exacto en que se celebraba en tiempo de Jesucristo y como hicieron los israelitas en su pimera Pascua en Egipto.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario