jueves, 5 de marzo de 2015

La Cena del Señor, ¿fue la de la Pascua judía? (1)


    En la Jerusalén del primer siglo, la Pascua, que conmemoraba la liberación de los israelitas cautivos en Egipto, comenzaba hacia la hora nona (las 3 de la tarde hora solar) del 14 de Nisán, con la matanza del cordero para la cena. El historiador judío Flavio Josefo escribe que los corderos para la Pascua se degollaban entre la hora novena y la undécima, o entre las 3 y las 5 de la tarde hora solar, del día 14 de Nisán, celebrándose, pues, la cena, al caer el crepúsculo de ese mismo día, ya comenzado el 15 de Nisán. Los días judíos se iniciaban en cuanto anochecía.

    El mes de Nisán principia cuando en Jerusalén se ve el primer arco iluminado de luna creciente después del novilunio o luna nueva más próxima al equinoccio de primavera. La noche en que se ve ese primer arco de luna se cuenta como el 1 de Nisán. Debido a que los judíos utilizaban el calendario lunar de 354 días, intercalando el mes extra de Biadar en tres años de un ciclo de ocho, la fecha del 14 de Nisán cae en nuestro moderno calendario en distintos días entre los meses de Marzo y Abril.

    Los judíos procedían según la Ley mosaica, sacrificando cada familia un cordero o cabrito de un año de edad en el tiempo que mediaba entre las dos tardes del 14 de Nisán.

En el libro bíblico de Exodo se lee que cada familia debía proveerse de un cordero el día 10 de Nisán y custodiarlo hasta el día 14, en que debían sacrificarlo entre dos tardes de ese día, cenándose al anochecer, entrado por tanto el 15 de Nisán (Exodo 12:1-8).

    El término “dos tardes” alude a dos periodos del día judío: la primera tarde comenzaba a las 12 del día, cuando después de alcanzar el sol su cénit, iniciaba a  continuación el descenso. La segunda tarde iba desde las 15 horas hasta la puesta de sol, incluído el crepúsculo o tiempo de una larga hora después del ocaso, entre las 18 y 19 horas y pico aproximadamente, con referencia a la hora solar.

    Algunos religiosos creen que el cordero se degollaba tras la puesta de sol del 13 de Nisán, durante el crepúsculo, a pesar de que la Escritura indica claramente que tal sacrificio debía realizarse el 14 de Nisán. Según esto, la cena de Pascua se celebraría al iniciarse el día 14 de Nisán, por la noche, y tal cena acontecería a hora demasiado intempestiva, pues matar el cordero, despellejarlo y asarlo al fuego suponía al menos cuatro horas de tiempo. Si, por ejemplo, se degollara el cordero entre las 6 y las 7 de la tarde, la cena no estaría dispuesta antes de las 10 u 11 de la noche, hora solar, lo cual era y continúa siendo demasiado tarde, dado que la cena y su reposo se prolongaba durante tres o cuatro horas, incluyendo el ceremonial que se realizaba. Ello supondría que las familias no se acostarían hasta después de las 2 o las 3 de la madrugada, hora solar. La costumbre entre los judíos era celebrar la cena nada más entrada la noche, entre las 7 y las 8 hora solar.

    Visto que el cordero pascual se sacrificaba el 14 de Nisán hacia las 3 de la tarde, se hace patente que Jesucristo no pudo haber celebrado la cena de Pascua judía el año de su muerte, dado que murió el mismo 14 de Nisán a la misma hora en que se mataban los corderos para la cena de Pascua. Por tanto él no llegó a comer cordero de Pascua aquel año, a pesar de que de los evangelios se crea interpretar que sí celebró la Pascua aquel año, pero en la noche anterior.

    Si los corderos se degollaban a la hora en que él murió, no pudo haber celebrado la cena en que se consumía el cordero pascual. El hecho de morir Jesucristo a la misma hora en que se mataban los corderos da fe de que se le conozca como el ‘cordero pascual’. La correspondencia entre Jesús y el cordero radica precisamente en que murió a la misma hora en que los corderos eran degollados. Si el cordero se hubiera sacrificado el 13 de Nisán, como argumentan algunos, no hubiera habido correspondencia entre el cordero pascual y Jesucristo, ya que él murió el 14 de Nisán.

    Puesto que, según la Ley, la cena de Pascua la realizaban los judíos después de concluir el 14 de Nisán y comenzar el nuevo día 15 de Nisán, no pocos exégetas y teólogos se preguntan qué fue exactamente la cena que Jesucristo celebró con sus apóstoles al empezar la noche del 14 de Nisán, es decir, la noche anterior a la de Pascua judía. A pesar de que el evangelio habla de los preparativos para la Pascua, está claro que Jesús no pudo celebrarla porque murió antes.

    ¿Qué fue, pues, aquella cena de Jesucristo con los apóstoles, anterior a la de la noche de Pascua, aquélla que celebró al principio del día 14 de Nisán, mientras la cena de Pascua tenía lugar al principio del 15 de Nisán? Sencillamente, no pudo ser otra que una cena de despedida de los suyos, la llamada Cena o Pascua del Señor. Varias evidencias en los mismos textos sagrados así lo hacen ver, aparte de la tradición judía.

    Hemos de recordar que los israelitas, puesto que en Egipto degollaron el cordero entre las dos tardes del 14 de Nisán, celebraron su primera cena de Pascua ya entrado el día 15, que principiaba al anochecer. Ese mismo día 15 de Nisán salieron en libertad,  después de haber estado esclavizados durante más de cuatro siglos en Egipto. En la salida, cada tribu se agrupó en torno a su bandera o emblema. Por esa razón era fiesta el 15 de Nisán, por ser el día de la liberación.

    No era fiesta, pues, el 14 de Nisán, el cual se consideraba como Día de la Preparación de la Pascua. La fiesta nacional de la libertad y primer día de los panes sin levadura se celebraba siempre el 15 de Nisán. Volvía a celebrarse fiesta el 21 de Nisán, último día de los panes sin levadura, según recalca el libro de Exodo. Siete eran los días en que se comía pan sin levadura, desde la noche del 15 de Nisán, al final del día 14, y la noche con la que comenzaba el día 21 de Nisán. (Continuará).

 
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario