jueves, 21 de mayo de 2015

El origen de las fechas 1918 y 1919 de la Watchtower


    El presidente de la Sociedad Watchtower, J. F. Rutherford, a la sazón también el único “teólogo” que en su tiempo escribía los libros y artículos de la Atalaya de dicha pía Sociedad, dado que no había un “cuerpo gobernante” que lo hiciera, fue el primero en afirmar que Jesucristo había inspeccionado a su esclavo fiel y discreto en 1918 y lo nombró su administrador en 1919. Pero eso lo dijo en 1927. El hipotético esclavo fiel y discreto, pues, no se enteró que en 1918 había sido inspeccionado por el Amo Jesucristo, ni se enteró de su nombramiento como administrador en 1919.

    Con referencia a las fechas 1918 y 1919, la primera sale de añadir tres tiempos y medio, es decir, tres años y medio, a 1914. En la primavera de 1918, según la Watchtower y según el Cuerpo Gobernante después, Jesucristo inspeccionó a su esclavo fiel y discreto y, como estaba dando el alimento correcto de la verdad, es decir, estaba enseñando la verdad de acuerdo con las Escrituras, el propio amo Jesucristo, llegado el año 1919, nombró a ese esclavo como administrador de todos sus bienes terrestres. Si al tiempo del nombramiento en 1919, estaba el esclavo enseñando la verdad, eso significa que las doctrinas que entonces enseñaba como verdad no deberían haber cambiado a lo largo de los años.

    El nombramiento del esclavo no es compatible con “la luz que va en aumento hasta que el día queda firmemente establecido”, pasaje bíblico que el Cuerpo Gobernante se aplica para justificar los cambios doctrinales con el paso de los años. Los líderes de los testigos de Jehová suelen decir que “lo importante es el conocimiento que hoy día se tiene de la verdad”. Ciertamente, en el caso que nos ocupa, lo importante es el conocimiento que se tenía en 1919, cuando el amo Jesucristo nombró a su esclavo fiel y discreto sobre todos sus bienes. Pero si lo que entonces se enseñaba como verdad ha cambiado porque hoy se alude que se tiene un conocimiento más exacto, eso quiere decir que lo que se enseñaba en 1919 no era la verdad y, por tanto, Jesucristo no pudo nombrar a su esclavo como administrador de sus bienes porque no estaba enseñando la verdad.

    Por otro lado el llamado esclavo no estuvo consciente de la visita o inspección de Jesucristo en 1918 ni del nombramiento en 1919. Fue en 1927 cuando el presidente Rutherford explicó con carácter retroactivo que Jesucristo había venido a inspeccionar al esclavo en 1918 y que en 1919 le nombró su administrador. Esto es semejante al caso de un rey que hace el honor de visitar a cierta persona en su propia casa, se aloja en ella durante un año, y cuando se marcha nombra al amo de la casa su administrador. Sin embargo, el amo de casa no se entera de que el rey había estado en su casa y le había nombrado sobre sus bienes hasta más de tres años después. Ciertamente, esto es un absurdo total. Cuando un rey visita a una persona y le otorga cierto nombramiento, es evidente que la persona visitada se entera al momento.

    Eso mismo es lo que sucedió con la visita de Jesucristo en 1918 y el nombramiento en 1919. El esclavo no se enteró de ello hasta 1927. Ahora bien, ¿quién era exactamente el esclavo en aquel tiempo? La persona considerada como el esclavo fiel en dicho tiempo no era otra que el propio Russell, que en 1919 llevaba tres años muerto, pero que se suponía que dirigía los asuntos espirituales de la Watchtower desde el cielo. Si este esclavo estaba en el cielo, no hubiera sido preciso que Jesucristo visitara a nadie en la Tierra ni le nombrara su administrador.

    Hasta 1927 no declaró Rutherford que el esclavo lo componía en realidad el entero cuerpo de los ungidos, que eran absolutamente todos los creyentes que pertenecían al movimiento de los Estudiantes Internacionales de la Biblia. Si hasta 1927 no se sabía quién era el esclavo en la tierra, ¿a quién visitó Jesucristo en 1918 y lo nombró sobre sus bienes en 1919, si nadie salió a recibirlo ni nadie se enteró de la real visita y del trascendental nombramiento?

    En la actualidad, el Cuerpo Gobernante ha cambiado fechas y conceptos. La fecha de 1918 la ha abolido y pasa la inspección de Jesucristo a 1914.Solo que esa inspección no la realiza el amo a su “esclavo fiel y discreto”, dado que, según dogmatiza ahora el Cuerpo Gobernante de hoy, no existía ningún esclavo fiel en 1914. Jesucristo visitó, dicen, a los miembros de la junta directiva de la Watchtower en 1914 y a esos mismos los nombró como “esclavo fiel y discreto” en 1919.

    Es decir, antes se decía que el Amo inspeccionó en 1918 a su “esclavo” (que existía desde el año 33 de nuestra era) y que lo nombró sobre sus bienes en 1919. Ahora se dice que visitó a la junta directiva en 1914 y a ésta la nombró como su “esclavo fiel y discreto” en 1919, pero no los nombró como administrador de sus bienes, sino que hoy entiende el Cuerpo Gobernante que ese nombramiento queda pendiente para el futuro.

    El origen de las fechas 1918 y 1919 fue, como vemos, producto del teorizar de Rutherford, quien aseveró que el Amo Jesucristo inspeccionó a su esclavo fiel y discreto en 1918, nombrándole administrador de sus bienes terrestres en 1919. La “nueva luz” del actual Cuerpo Gobernante deja obsoleto el año 1918 y niega que el Amo visitase a su esclavo, ya que aún no existía, sino que examinó a los miembros directivos de la Watchtower en 1914 y los nombró su “esclavo fiel y discreto” en 1919.  
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario