lunes, 24 de agosto de 2015

Los 70 años de Babilonia, del 609 al 539 a.e.c. (parte 3)


 

    En los dos artículos precedentes hemos visto cómo la lista de los reyes en Uruk y la estela de Adad Gupi, descubiertas hacia mediados del siglo XX en tierras de la antigua Babilonia, así como las decenas de miles de tablillas cuneiformes que se van descubriendo en dichos lugares, señalan como correctos los listados de Beroso y Tolomeo, listados que algunos críticos aún pretenden señalar como incorrectos. De acuerdo con la lista de los reyes en Uruk y la estela de Adad Gupi, los listados de Beroso y Tolomeo dan 43 años de reinado a Nabucodonosor; 2 años a Evil Merodac; 4 años a Neriglisar; unos meses a Labashi Marduk, y 17 años a Nabonido.   

    No es posible encajar algún rey más ni más años de reinado entre los citados -de Nabucodonosor a Nabonido- por la lista de los reyes en Uruk ni por la estela de Adad Guppi. Tampoco se pueden encajar más reyes y tiempos de reinado en las decenas de miles de tablillas que comienzan su escritura con el nombre del rey en funciones y su año de reinado. Ordenadas la tablillas convenientemente según los listados históricos, las mismas dan a Nabucodonosor un reinado de 43 años; 2 años a Evil Merodac; 4 años a Neriglisar; algún mes a Labashi Marduk, y 17 años a Nabonido.

    Siempre se llega a la cifra de 66 años de reinado entre los monarcas Nabucodonosor, Evil Merodac, Neriglisar, Labashi Marduk y Nabonido. Las nuevas tablillas que se descubren están todas de acuerdo con los listados de Beroso, Tolomeo, la lista de los reyes en Uruk y la estela de Adad Gupi. Como Babilonia cayó en el 539 a.e.c., sumados esos 66 años al 539 se alcanza el 605 a.e.c. como año de ascenso de Nabucodonosor al trono de Babilonia, si bien los historiadores lo confirman aplicando esos 66 años al 605 a.e.c., llegando así al 539 a.e.c., fecha de la caída de Babilonia. También llegan al 539 a.e.c. aplicando al año 609 a.e.c. los 70 años de duración del imperio neobabilónico, que comenzó con la toma del último reducto de Asiria, la ciudad de Harrán, y concluyó con la caída de Babilonia en 539 a.e.c.

    Una tablilla que confirma la fecha del 605 a.e.c. como año de la subida al trono de Nabucodonosor es el diario astronómico VAT 4956. Este diario comienza informando que fue escrito en el año 37 de Nabucodonosor. Algunos religiosos que veían que esta tablilla les echaba por tierra su teología, aducían que se trataba de una invención de escribas posteriores al tiempo de Nabucodonosor. Sin embargo en una parte de la tablilla se puede leer el texto que dice: ‘Está roto’. Ello significa que el escriba que la copió no pudo inventar nada, ya que de lo contrario no habría incluído el texto mencionado. Ahora esos religiosos críticos opinan que, efectivamente, el diario astronómico VAT 4956 es fidedigno, pero solamente en lo que concierne a las posiciones lunares.

    En el diario se relacionan veintiocho posiciones astronómicas de los cinco planetas entonces conocidos. Trece de ellas muestran la situación de la Luna con respecto a los planetas. Los astrónomos tradujeron los datos del diario, es decir, las veintiocho posiciones estelares, a nomenclatura moderna e introdujeron todo en un sofisticado programa informático que da las posiciones astronómicas e informa de los eclipses que hubo y habrá en un lapso de tiempo de 25.920 años.

    Como desde los tiempos de Nabucodonosor hasta hoy apenas han transcurrido 2.600 años, al programa le fue fácil calcular en qué año de nuestro cómputo se dieron esas posiciones astronómicas del año 37 de Nabucodonosor. El programa arrojó que solamente pudieron haberse dado en el año 568 a.e.c., lo que significa que ese año corresponde al 37 de reinado de Nabucodonosor. Quiere decir que Nabucodonosor ascendió al trono 37 años antes del 568 a.e.c., por tanto en el 605 a.e.c. (568 + 37 = 605). El 568 a.e.c. está unánimemente calificado por los historiadores como fecha científica absoluta, por estar rigurosamente amparada por la ciencia astronómica.   

    La razón por la que las posiciones astronómicas sean diferentes en un lapso de 25.920 años y después de ese largo tiempo vuelvan a repetirse, está en el movimiento de precesión de la Tierra. Este movimiento consiste en el cabeceo del eje terrestre, movimiento similar al de un trompo. El eje terrestre apunta hoy a la estrella Polar. Cada 2.160 años apunta a una estrella diferente. Al cabo de 12 ciclos de 2.160 años o 25.920 años el eje terrestre volverá a señalar a la estrella Polar, salvo que algún cataclismo lo impida. 

    Si solamente se tuvieran en cuenta las posiciones lunares, no sería posible saber a qué año de nuestro cómputo corresponde el 37 de Nabucodonosor. Ello es debido a que la Luna tiene un periodo de recorrido denominado Saros, el cual dura 18 años y 10 días. Al cabo de ese tiempo la Luna vuelve a encontrarse en la misma posición de 18 años atrás. Como desde los tiempos de Nabucodonosor se han dado infinidad de periodos lunares Saros, no hay manera de saber a qué periodo en particular correspondería el año 37 de Nabucodonosor. Para saberlo es imprescindible tener en cuenta todo el conjunto  de datos recogidos en el diario astronómico VAT 4956, tanto las posiciones lunares como las planetarias.

    Todos los programas astronómicos profesionales dan el 568 a.e.c. como año 37 de Nabucodonosor, por lo que se confirma con total seguridad que el 605 a.e.c. (568 + 37) fue el año de ascenso de este rey babilonio, quien reinó durante 43 años, hasta el 562 a.e.c. Le sucedió Evil Merodac, que reinó 2 años, hasta el 560 a.e.c. A continuación lo hizo Neriglisar, durante 4 años, hasta el 556 a.e.c. En ese año ascendió Labashi Marduk, que reinó unos meses, y en el mismo año subió Nabonido, que reinó 17 años, hasta la caída de Babilonia en el 539 a.e.c. (Continuará).

No hay comentarios:

Publicar un comentario