sábado, 19 de diciembre de 2015

¿Es lo mismo la gran tribulación que el Armagedón?

 

    -Pedro, como anciano de congregación que eres, tengo una pregunta.

    -Tú dirás, Juan.

    -¿Es lo mismo la gran tribulación que el Armagedón?

    -Por supuesto que no. La gran tribulación se da antes del Armagedón.

    -O sea, que son dos cosas diferentes.

    -Totalmente diferentes. Primero viene la gran tribulación y después el Armagedón.

    -¿Seguro?

    -Seguro. Lo afirma el esclavo fiel y discreto, que ha sido comisionado por el mismísimo Jesucristo para darnos el alimento de la verdad al tiempo debido.

    -Entonces, Pedro, gran tribulación y Armagedón son dos sucesos diferentes y aquél precede a éste.

    -Así es, Juan.

    -Y dime una cosa: ¿pasa alguien vivo a través del Armagedón?

    -Naturalmente. Pasan vivos los de la gran muchedumbre.

    -Es decir, que los de la gran muchedumbre salen vivos del Armagedón.

    -Eso es.

    -Salen del Armagedón, no de la gran tribulación.

    -Del Armagedón.

    -¿Seguro?

    -Segurísimo, Juan.

    -Definitivamente la gran muchedumbre sale viva del Armagedón, no de la gran tribulación, ¿no es así?

    -Así es, Juan. Lo dice el esclavo y lo que el esclavo dice es lo que aceptamos sin rechistar.

    -¿Y si el esclavo se equivoca?

    -El esclavo no se equivoca nunca, Juan.

    -Vale. Entonces, según el esclavo, la gran muchedumbre sale del Armagedón, que es un evento posterior a la gran tribulación.

    -Eso es, posterior a la gran tribulación.

    -Perfecto, Pedro. Entonces ¿cómo hemos de entender los textos de Apocalipsis 7: 9, 13, 14?

    -¿Cómo? Veamos esos textos… Aquí tenemos Apocalipsis 7: 9. Leo: “Después de estas cosas ví y ¡miren!, una gran muchedumbre que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas y había ramas de palmera en sus manos”.

    -Leo yo el 13: “Y en respuesta uno de los ancianos me dijo: ‘Estos que están vestidos de larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?’” Y ahora lee tú el versículo 14, Pedro.

    -Versículo 14: “De modo que le dije inmediatamente: ‘Señor mío, tú eres el que sabe’. Y me dijo: ‘Estos son los que salen de…’”

    -¿Sí, Pedro? Continúa. ¿Los que salen de…?

    -“Estos son los que salen de… la gran tribulación…”

    -¿De dónde dices que sale la gran muchedumbre, Pedro?

    -Aquí pone que sale de la gran tribulación.

    -Pero tú antes has dicho que sale del Armagedón.

    -Es lo que dice el esclavo, Juan…

    -Una de dos, Pedro, o nadie sale vivo del Armagedón, sino de la gran tribulación, o el Armagedón y la gran tribulación son la misma cosa y el esclavo lo está entendiendo mal hasta ahora.

    -Pues me dejas boquiabierto, Juan. Si la gran muchedumbre sale de la gran tribulación, como dice la Biblia, no puede salir del Armagedón, como dice el esclavo… a no ser, claro que ambos sucesos sean uno solo, es decir, que gran tribulación y Armagedón sean la misma cosa.

    -Veo que lo has captado, Pedro.

    -Pero esto tendrá alguna explicación, Juan. Le preguntaré al superintendente, que le esperamos para la próxima semana.

    -Como quieras, Pedro. Te adelanto que el superintendente al final te dirá que aceptes lo que diga el esclavo y que no investigues por tu cuenta. Eso, si no te rebaja de anciano.

    -Juan, ya me pones en un aprieto. Bien, prefiero no decir nada al super, no sea que me tache de apóstata. De todas maneras, esto de la gran tribulación y el Armagedón me está dando que pensar mucho.

    -Bueno es que pienses, Pedro. Pensar lleva a descubrir la verdad.

1 comentario: