domingo, 3 de abril de 2016

¿De dónde sale el año 1914? La verdad (2)


 
    Barbour creó la revista ‘El Heraldo de la Mañana’ y en ella publicó que el Armagedón o final de los reinos del mundo vendría en 1914, año que salía de aplicar 2.520 años al 606 a.e.c. Sin embargo Barbour cambió algunos conceptos que sus antecesores predicaban. Así, el año 606 a.e.c. no era para él el del inicio del reinado de Nabucodonosor, sino el año en que éste destruyó Jerusalén, es decir, el año 18 de su reinado. Como consecuencia, y creyendo que los judíos -más correcto es decir judaítas- apresados en ese año estuvieron desterrados 70 años en Babilonia, Barbour predicó que éstos fueron libertados en el 536 a.e.c. Al mismo tiempo confundió los siete tiempos de Daniel con los tiempos de los gentiles que Jesucristo aplicó al futuro de Jerusalén, a partir del año 70. Barbour, pues, predicaba que los tiempos de los gentiles duraban 2.520 años.

    Así las cosas, en enero de 1876 el joven simpatizante bíblico Charles Taze Russell, fundador del grupo ‘Estudiantes Internacionales de la Biblia’, recibió un ejemplar de la revista de Barbour y Russell se entrevistó con él. De resultas de la entrevista, Russell aceptó tiempos y fechas de Barbour, y ello sin detenerse a investigar sobre su veracidad. Si hubiera investigado imparcialmente se habría dado cuenta de que los datos numéricos que le pasaba Barbour se basaban todos en conjeturas humanas y en cábalas de la numerología esotérica y nada tenían que ver con la Biblia. Russell finalmente predicó, entre otras cosas, que: Jesucristo había sido hecho rey invisiblemente en el cielo en 1874; que Cristo vendría visiblemente a la Tierra en 1914, cuarenta años después de 1874; que el Armagedón también tendría lugar en 1914; que la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor aconteció en el 606 a.e.c., y que los tiempos de los gentiles duraban 2.520 años solares.

    En 1879 Russell fundó la revista que en castellano tomó el nombre de La Atalaya. Posteriormente, en 1881, participó con el 10% de las acciones en la creación de la Sociedad Watch Tower de Sión, siendo su principal fundador y presidente William Henry Conley, que detentaba el 70% de las acciones, mientras el padre de Charles, Joseph Russell, se asociaba con el 20%. En 1884, tras marcharse Conley, Russell reestructuró la Sociedad para acomodarla a imperativos legales y se inscribió como único accionista y presidente.

    Con el tiempo Russell se dio cuenta de que había un error en el cómputo de los 2.520 años, al no haber tenido Elliot en cuenta que no existió año cero entre las eras anterior y posterior al inicio de la cuenta del tiempo en el hipotético año de nacimiento de Jesús (que se computó erróneamente por el monje Dionisio en el siglo VII). Russell comprobó que entre el 606 a.e.c. y 1914 solamente mediaban 2.519 años. Por esa razón pensó en trasladar a 1915 los acontecimientos que se esperaban para 1914. En esa cuenta andaba cuando estalló la Guerra Mundial, que Russell no esperaba. Como resultado comenzó a predicar más efusivamente que la guerra desembocaría en el Armagedón antes de que acabara el año 1914.

    Pasó 1914 y el Armagedón no vino, por lo que Russell predicó su venida para 1915, lo cual notificó a través de sus publicaciones en la revista que había fundado en 1879, así como en el segundo tomo de Estudios en las Escrituras, el titulado ‘El tiempo se ha acercado’. Transcurrió el año 1915 y el Armagedón tampoco vino, en tanto que la guerra europea se recrudecía. Russell se aplicó aún más a predicar que Cristo estaría a punto de llegar uno de aquellos años. Su frenética actividad hizo que sus fuerzas decayeran paulatinamente y el 31 de Octubre de 1916 falleció a los 64 años de edad mientras se desplazaba en tren para seguir dando conferencias en distintos territorios de los Estados Unidos.     

    A Russell le sucedió en la presidencia de la Sociedad Watch Tower el abogado Joseph Franklin Rutherford, quien inició su mandato en enero de 1917. En sus primeros tiempos continuaba predicándose, dejando aparcado el año 1914, que en 1874 Cristo había sido hecho rey en los cielos invisibles y que el Armagedón vendría en 1925, coincidiendo con la resurrección de los antiguos patriarcas. A tal efecto Rutherford publicó en 1920 el folleto ‘Millones que ahora viven no morirán jamás’.

    Pasó el año 1925 y los patriarcas no resucitaron ni tampoco llegó el Armagedón ni apareció Jesucristo en la Tierra. Ello, además de la imposición de doctrinas personales de Rutherford, supuso que no pocos Estudiantes de la Biblia comenzaran a abandonar las filas. Para el tiempo de la Conmemoración de la muerte de Cristo en el año 1927 había abandonado el movimiento más del 70% de los Estudiantes de la Biblia. El anuario de la Watch Tower de 1928, que corresponde a 1927, indica que solamente participaron en la Conmemoración 23.988 personas, cuando el anuario de 1926, que corresponde a 1925, indicaba que los participantes fueron 89.278. En 1931 Rutherford dio nuevo nombre al ya reducido grupo de Estudiantes de la Biblia que finalmente quedó en activo. Decidió que en adelante el grupo fuera conocido como ‘Testigos de Jehová’. En aquel tiempo todos esperaban ir al cielo.

    En los días de Rutherford, como en los de Russell y posteriormente en los del presidente de la Watch Tower, Natan Homer Knorr (hasta 1975 inclusive), las decisiones doctrinales eran competencia exclusiva del presidente de la Sociedad. No existía entonces un cuerpo gobernante que emitiera las doctrinas. Fue a partir del 1 de Enero de 1976 que el cuerpo gobernante creado en 1971 se hizo cargo de los asuntos espirituales, relegando de esa función al presidente de la Sociedad. En la mente de los adeptos, el cuerpo gobernante se confunde con la junta directiva de la Sociedad, cuando el caso es que son dos entidades diferentes. La junta directiva es el gobierno de la Sociedad Watch Tower, mientras el cuerpo gobernante es la cabeza espiritual de los testigos de Jehová. (Continúa en la parte 3).     

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario