domingo, 17 de julio de 2016

La asamblea regional de 2016



    Este año de 2016 la asamblea regional de los Testigos de Jehová ha logrado impactar a los asistentes mediante una elevada dosis de temor (videos sobre lo que el Cuerpo Gobernante define como inminente persecución de los Testigos) y la emotividad (videos que despiertan la emoción lacrimógena). Así condicionados, los oyentes están preparados para aceptar sin reservas cuanto el Cuerpo Gobernante propone a través de los discursantes de las asambleas, todo lo cual se acepta como verdad absoluta e indiscutible. El libre intelecto queda así obnubilado y la persona ve anulada su disposición a la crítica, crítica que el Cuerpo Gobernante enseña que proviene del propio Satanás, que así considera toda oposición parlamentaria a sus doctrinas.

    Las repercusiones de la asamblea regional de este año no se han hecho esperar. Ya hay congregaciones donde los dirigentes han manifestado desde la plataforma en la reunión teocrática expresiones como: ‘Puesto que el fin está ya a las puertas, como hemos visto en la asamblea, deberíamos dedicar mucho más tiempo a la predicación y al estudio de las publicaciones del Esclavo, incluso reduciendo, si fuera posible, la jornada de trabajo a la mitad, que con tal de ganar lo suficiente para comer y atender las necesidades básicas familiares tendríamos suficiente’. Y también: ‘Hermanos, el fin está mucho más cerca de lo que pensábamos, tal como hemos visto en la asamblea. ¿Vamos a perder el tiempo en prepararnos una carrera universitaria o en buscar trabajos mejor remunerados? ¿No es mejor emplear el tiempo en predicar y en hacerlo todo por la Organización de Jehová, visto lo poco que le queda a este sistema?’

    Y frases similares. Esto nos recuerda a lo acontecido en los años previos a 1975, cuando los hermanos entendían -deducido de las publicaciones y conferencias del Cuerpo Gobernante- que el Armagedón estaba al caer precisamente en ese año de 1975, en que se cumplían 6.000 años de la creación del hombre, lo que suponía que a continuación daría comienzo el séptimo milenio, lo que a su vez presunpondría el inicio del paraíso terrestre, lo que también implicaría la destrucción del sistema mundial de cosas.

    Muchos hermanos vendieron sus casas, dejaron sus trabajos y sus estudios y se limitaron a ir tirando, dedicando el mayor número de horas posibles a la predicación. El Cuerpo Gobernante a través de su Hoja del Ministerio Teocrático alabó en 1974 la actuación de estos hermanos. Y cuando pasó 1975 y algún tiempo más y no vino el Armagedón, los dirigentes de Brooklyn se limitaron a decir que los hermanos habían entendido mal y que el Cuerpo Gobernante no había dicho que en Septiembre u Octubre de 1975 vendría el fin. Según ancianos que servían en el Betel mundial, el abandono en las filas fue muy superior a lo que la Watch Tower publicaba como estadística en su Anuario.

    Desde entonces el nivel de crecimiento de los adeptos se ralentizó. Hoy en día el movimiento apenas supera los 8 millones de miembros, gracias en buena parte a los hijos de los Testigos, cuando estadísticamente debería haber al menos 14 millones de publicadores. El crecimiento actual es prácticamente cero, razón por la cual el movimiento ha entrado en crisis financiera. Ello se traduce en la venta de salones del reino y de asambleas, además de los edificios de Brooklyn y sucursales por todo el mundo. Cierto que se construyen en su lugar algunos salones, éstos con capacidad simultánea para cuatro congregaciones (dos grandes y dos pequeñas). La venta de edificios de Brooklyn se compensa en parte con la construcción de la granja de Warwick, cuyo presupuesto se ha disparado a niveles escandalosos debido a la contaminación del terreno.

    En los países industrializados la obra decrece considerablemente, mientras crece en los países pobres, donde es evidente que muchos se hacen testigos porque encuentran quien les socorra en su pobreza, dicho por un superintendente. De todas maneras el promedio mundial de crecimiento en 2015 ha sido de 1,5% al ser más los países pobres que los industrializados. Paradójicamente, los testigos de esos países poco o nada pueden contribuir en sentido monetario a la obra mundial. Los mormones, los evangélicos, los adventistas, los pentecostales y otros grupos han tenido incrementos muy superiores en todo el mundo. Un anciano, a la vista de la amarga situación entre los Testigos, se pregunta que dónde está la promesa de Jehová cuando dijo que: ‘Yo mismo lo aceleraré a su debido tiempo’.

    Da la impresión de que esta asamblea ha tenido como objetivo inculcar el miedo en los adeptos a fin de que no permitan que nada ni nadie los mueva de las filas. Es patente que de lo que ahora se trata es de conservar los miembros, que a la par son contribuyentes, porque si éstos o una parte de ellos se pierden, la situación puede ser caótica en la Organización de los Testigos de Jehová. Un somero análisis permite deducir que la crisis financiera es bastante grave, pues de otra manera no se venderían locales destinados a las reuniones semanales y a la obra de predicación. Sí, la asamblea ha sido una soga que mantiene atadas a las ovejas dentro del redil. Se les dice que ni se asomen afuera, que merodea el lobo.   

 

1 comentario:

  1. Misma estrategia,mismos resultados,misma desilusión.
    ¿Veremos misma desbandada?

    ResponderEliminar