miércoles, 6 de junio de 2018

REPLANTEAMIENTOS DOCTRINALES (18)

 

(Traducción del libreto de John Power)

 
La Biblia no dice que Jesucristo comenzaría a reinar en el cielo en 1914

    En el evangelio de Mateo leemos que Jesucristo, al tiempo de ascender a los cielos, dijo: ‘Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra’. ‘Toda autoridad’ es la que tenían los reyes en aquel tiempo. Y si a Jesús se le dio toda autoridad en el cielo y sobre la tierra, quiere decir que Jesucristo comenzó a reinar en el cielo y en la tierra el mismo día en que ascendió, en el año 33, según se calcula tradicionalmente.

    Por tanto Jesucristo ya era rey en el cielo cuando ascendió en el año 33 y no precisaba esperar a 1914, un tiempo muy lejano en el futuro, para comenzar a reinar.

    Antes de que la directiva de la Watch Tower aceptara la fecha de 1914 como año de la presencia invisible y comienzo del reinado de Jesucristo en el cielo y sobre la tierra, las fechas que se predicaban eran la de 1874, año de la imaginada presencia de Cristo en el cielo, y la de 1878, año del inicio de su reinado celestial y terrestre.

    Se pensaba que el milenio había comenzado en 1878. Más tarde, al pasar Franz las fechas de 1874 y 1878 a 1914, ello en 1943, la junta directiva de la Watch Tower, y posteriormente el Cuerpo Gobernante, enseñaban que el milenio había comenzado en 1914. Ahora se enseña que el milenio o reinado de mil años de Jesucristo aún no ha comenzado. Por tanto, no se entiende qué reinado inició Jesucristo en 1914, si resulta que ya era rey en el cielo desde que ascendió a él en el año 33, y por otro lado su milenio como rey aún está en el futuro.

    Tampoco se entiende cómo pueden seguir activas las naciones de la Tierra, si los tiempos de los gentiles o de las naciones terminaron en 1914, tal como predica el Cuerpo Gobernante. Si a las naciones se les acabó el tiempo en 1914, no deberían seguir existiendo. Pero, si existen, es que lo que enseña la organización de los testigos de Jehová no es correcto ni está acorde con la Biblia.