domingo, 31 de mayo de 2015

Las ovejas que heredan el reino y el santuario del templo que está en el cielo


 
    Aunque este asunto ya se comentó tiempo atrás, no está de más recordarlo, ya que surge en el estudio de La Atalaya de la semana del 25 al 31 de Mayo de 2015, donde se considera el tema de las ovejas y las cabras.

    El cuerpo gobernante afirma que las ovejas que el pastor Jesucristo pone a su derecha cuando él viene en su gloria son los individuos de la gran muchedumbre.

    A estas ovejas que Jesucristo pone a su derecha se les dirigen estas palabras, según la TNM: ‘Vengan ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino’ (Mateo 25:34).

    Una llamada tras la expresión ‘hereden el reino’ remite al texto de Revelación 5:10, que dice: ‘E hiciste que fueran un reino y sacerdotes para nuestro Dios y han de reinar sobre la tierra’.

    El mencionado texto de Revelación o Apocalipsis se refiere, según el cuerpo gobernante, a los ungidos que han de reinar sobre la tierra.

    Sin embargo, también aplica a las ovejas que Jesucristo pone a su derecha, ya que en Mateo 25:34 de la TNM el cuerpo gobernante inserta la referencia de Revelación 5:10.

    Por lo tanto, las ovejas de la gran muchedumbre heredan el reino, tal como los ungidos o 144.000 ‘hermanos de Cristo’. Es decir, las ovejas de la gran muchedumbre también reinan sobre la tierra, al igual que los ungidos.

    En la última versión de la TNM se ha suprimido de Mateo 25:31 la referencia al texto de Revelación 5:10. De esto nada han informado a la grey, sino que han intentado corregir de tapadillo y hay quien se pregunta si la nueva versión de la Biblia, de tapas grises, no se ha editado precisamente para quitar de en medio aquellas referencias de textos que sugieren todo lo contrario de la doctrina que enseña el cuerpo gobernante.

    Este asunto no ha pasado inadvertido a algunos ancianos ya duchos en el puesto, quienes, al estudiar a fondo el asunto, han comenzado a expresar dudas acerca de si las ovejas se dividen en dos grupos: uno de ungidos y otro de la gran muchedumbre, y se preguntan si ungidos y gran muchedumbre no son la misma cosa, como sugieren varios textos de Revelación.

    Con respecto a los aludidos textos, en la Traducción Interlinear de la Watchtower la palabra griega que aparece en los mismos es ‘naós’, que se refiere al santuario del templo que está en el cielo. En el santuario del templo de Jerusalén solamente podían entrar los sacerdotes.

    En Apocalipsis 7:15  se lee (en la traducción interlinear) que la gran muchedumbre está en el santuario del templo, al igual que los 144.000. La TNM traduce literalmente ‘templo’ a secas en Apocalipsis 7:15, cuando la misma palabra ‘naós’ aparece en los textos de Apocalipsis 11:19 y Apocalipsis 14:17. Ahí se dice que ‘el santuario del templo (naós) está en el cielo’. En los tres textos citados aparece en griego la palabra ‘naós’ que se traduce como ‘santuario del templo’.

    Sin embargo, en Apocalipsis 7:15 la TNM vierte ‘naós’ como ‘templo’ solamente, cuando debería haber traducido ‘santuario del templo’. La razón de verter aquí ‘naós’ como ‘templo’ a secas es porque en ese naós o santuario que está en el cielo sirve la gran muchedumbre. Y el cuerpo gobernante disimula la traducción o la encubre porque choca con la doctrina de que hay dos grupos de ovejas o cristianos: los ungidos y los de la gran muchedumbre.

    Conclusión: las ovejas que Jesucristo pone a su derecha y que heredan el reino, pasan, tras la gran tribulación, a servir a Dios en el naós o santuario del templo que está en el cielo.

    No hay, pues, un grupo de 144.000 ungidos y otro que se distinga como gran muchedumbre. Apocalipsis se refiere indistintamente con dos denominaciones (144.000 y gran muchedumbre) a todas las ovejas o cristianos que salen de la gran tribulación (Apocalipsis 7:14).

    Por cierto, puesto que aún no ha acontecido la gran tribulación, la gran muchedumbre todavía no ha aparecido. Lo hará tras la gran tribulación, según Apocalipsis. Pero el cuerpo gobernante, para tratar de enmendar la plana del entendimiento teológico, se hace un lío tremendo al interpretar las Escrituras Sagradas según las doctrinas que heredó de los adventistas y otras que ha ido tramando a lo largo del tiempo. No permite que la Biblia se exprese ella misma, sino que hace que el adepto la entienda según los renglones torcidos que emanan de la central mundial jehovista.

   

 

 

miércoles, 27 de mayo de 2015

Preocupación entre los testigos españoles por la renovación del Betel de Ajalvir

 

    Es cierto que una mayoría de los testigos de Jehová -no tan inmensa como pudiera parecer-, debido a la emoción del momento y a los llantos de los altos dignatarios ajalvireños y otros que aparecen en el video presentado la pasada semana en las congregaciones -dirigentes que ponen el grito en el cielo porque dicen que la organización no tiene fondos-, están o parecen estar en principio dispuestos a apoyar la gran acometida de obras que se realiza en el Betel de Ajalvir, no se sabe con qué verdaderos motivos, pues lo alegado en el video suena farisaicamente a muchos oídos, incluso de siervos ministeriales y ancianos.

    Ante la urgente, descarada y desacertada petición del cuerpo gobernante de solicitar fondos y mano de obra voluntaria y gratuita para la remodelación y reconstrucción de la sucursal de Ajalvir (Madrid), destacamos y resumimos varias preguntas formuladas a los ancianos -que no saben cómo reaccionar- por adeptos de distintas partes de España (según información que se nos está remitiendo principalmente desde Madrid, Barcelona y Sevilla):

    1.- ¿Por qué se derriban varios edificios para construir otros, si están completamente en buen uso los que se construyeron en las décadas de los ochenta y noventa? ¿Para qué derribar los edificios centrales y construir otro más pequeño para oficinas, que en un futuro puede quedarse demasiado pequeño y habría que reconstruir más edificios? ¿Por qué no se aprovechan las instalaciones existentes y no que se derrocha el dinero en otras nuevas? ¿Por qué se alega que los edificios precisan mucho mantenimiento cuando los hermanos realizan gratis ese mantenimiento? ¿Por qué aducen que es demasiado gasto cuando los nuevos edificios también conllevarán los suyos y que al final serían de la misma cuantía, euro arriba o abajo?

    2.- ¿Qué utilidad tendrán esos nuevos edificios si ya no existe la imprenta que publicaba la literatura para España y otros países? Por cierto: ¿por qué razón se tuvo que llevar la imprenta a Londres? ¿Es que había que pagar tributos?

    3.- ¿Para qué se quiere ubicar en el Betel ajalvireño un ejército de traductores, redactores y especialistas en informática? ¿Para qué un estudio de televisión y grabación? ¿Realmente hacen falta? ¿No pueden realizar desinteresadamente el trabajo en sus propias casas y no que habrá que aportar más fondos para mantenerlos?

    4.- ¿Para qué se quiere mantener en España una sucursal tan costosa y sin utilidad práctica? ¿No sería más cristiano emplear esos fondos en atender a hermanos que se ven incluso obligados a pedir alimentos a Cáritas y otras organizaciones humanitarias y religiosas porque en sus respectivas congregaciones les da vergüenza mendigar y, de ser atendidos, lo serían un par de veces solamente y por compromiso? Muchos hermanos parados se sienten culpables por el texto de ‘quien no quiera trabajar que no coma’. Ellos sí quieren trabajar, pero no encuentran ocupación. De vez en cuando, cuando les surge, realizan algún trabajo esporádico. La congregación no atiende obras de caridad con los verdaderamente necesitados. Y los hermanos en particular no están sobrados de medios para atender constantemente a quienes de verdad lo necesitan. Es increíble la pobreza por la que atraviesan muchos hermanos y de la cual ni se atreven a hablar a los demás.

    5.- ¿Por qué hemos de aportar fondos los testigos que estamos en paro y sin apenas medios de subsistencia, o jubilados con escasos ingresos? ¿Hemos de quitar el pan a nuestras familias para que no les falten comodidades superfluas a unos señores que viven como reyes a costa de los pobres y engañados hermanos que ya ni creen en el ‘alimento espiritual’, tal como literalmente han expresado algunos hermanos ya desesperados?

    6.- ¿Puede ser ésta la religión verdadera? ¿Pidió Jesucristo dinero para construir edificios para una supuesta obra de predicación mundial? ¿Puede una religión que dice ser la verdadera tener tantos edificios cuando hay hermanos que ni siquiera tienen casa y son hospedados caritativamente por otros hermanos que también son pobres? Santiago dice que la adoración verdadera es ‘cuidar de la viudas y los huérfanos en su tribulación’ (Sant. 1:27).

    7.- ¿Los trabajadores voluntarios, que no percibirán ni un céntimo por su trabajo, estarán dados de alta en la seguridad social todo el tiempo que trabajen o solo se hará el paripé y les darán de alta un par de horas diarias aunque trabajen todo el día?

    8.- ¿Qué ocurrirá cuando se terminen las obras? ¿Se venderá el complejo a algún oculto comprador que pudiera haber solicitado tal remodelación para definitivamente cerrar el trato?

    9.- ¿Para qué quieren construir nada si el fin está tan cerca como aseguran? Tan cerca como que de muy arriba se oye decir si la de este año no será la última asamblea antes del Armagedón. ¿No es más práctico dedicar el tiempo, el dinero y el esfuerzo a predicar más?

    10.- ¿Qué ocurrió con la bendición de Jehová que tenían los antiguos edificios de Betel Ajalvir? ¿Por qué se derriba la mayor parte y se construyen edificios menores? ¿Es que es menor la bendición de Jehová? ¿Es que decrece la obra en España? ¿Nos oculta datos el cuerpo gobernante? ¿Todos estos señores de Ajalvir que tanto lloran, realmente creen en lo que nos están largando? Sus rostros parecen denotar que no.

    11.- Un anciano de Sevilla formula además esta pregunta: ¿Por qué se están cerrando tantos importantes salones del reino en España, que están en perfectas condiciones, algunos de ellos reestructurados, y se envía a los hermanos a otros salones más lejanos, siendo el caso que gran parte de ellos, por causa del trabajo o por lo que sea, no podrán asistir a las reuniones o al menos no podrán llegar a tiempo a las mismas?

    12.- Un anciano de Madrid: ¿Por qué se obliga a desplazarse a tantos hermanos a otras ciudades para las asambleas no regionales, cuando hasta ahora se venían celebrando en cada ciudad? Muchos de esos hermanos están sin trabajo y no pueden costearse el más simple desplazamiento sin tener que desatender la manutención de sus hijos.

    13.- Un anciano de Barcelona: ¿Por qué no se emplea en la construcción de la central de Ajalvir el dinero recaudado en la venta del salón de Horta, salón que fue transferido a una iglesia protestante? ¿Por qué ha de estarse siempre mendigando fondos a los hermanos, y más cuando ya están atendiendo la resolución de aportaciones para salones del reino? ¿Es que hay que efectuar otra resolución aparte para la reconstrucción de Betel? ¿De dónde van a sacar tanto dinero si no lo ganan? Muchos hermanos de aquí están constantemente preguntando todo esto y más cosas, y yo personalmente no podré aguantar este martirio por más tiempo sin que solicite ser relevado de mi responsabilidad en la congregación.

    Suponemos que los tipos del cuerpo gobernante dirán a todo lo aquí citado que la viuda que echó dos monedas de ínfimo valor, que era todo cuanto tenía, es un ejemplo para los hermanos (Lucas 21:1-4). Así que si un hermano carece de lo más esencial, parecen estar insinuando, todavía puede sacrificarse y contribuir monetariamente de alguna manera, aunque se quede sin nada, como la viuda del cuento de Lucas. Olvidan estos del cuerpo gobernante que Jesucristo también dijo: ‘Quiero misericordia y no sacrificio’ (Mateo 9:13).  

El y sus apóstoles llevaban una bolsa para sus gastos, sí, pero también para repartir a los necesitados. Y esa bolsa era mucho más pequeña que la bolsa del cuerpo gobernante. 

 

 

jueves, 21 de mayo de 2015

El origen de las fechas 1918 y 1919 de la Watchtower


    El presidente de la Sociedad Watchtower, J. F. Rutherford, a la sazón también el único “teólogo” que en su tiempo escribía los libros y artículos de la Atalaya de dicha pía Sociedad, dado que no había un “cuerpo gobernante” que lo hiciera, fue el primero en afirmar que Jesucristo había inspeccionado a su esclavo fiel y discreto en 1918 y lo nombró su administrador en 1919. Pero eso lo dijo en 1927. El hipotético esclavo fiel y discreto, pues, no se enteró que en 1918 había sido inspeccionado por el Amo Jesucristo, ni se enteró de su nombramiento como administrador en 1919.

    Con referencia a las fechas 1918 y 1919, la primera sale de añadir tres tiempos y medio, es decir, tres años y medio, a 1914. En la primavera de 1918, según la Watchtower y según el Cuerpo Gobernante después, Jesucristo inspeccionó a su esclavo fiel y discreto y, como estaba dando el alimento correcto de la verdad, es decir, estaba enseñando la verdad de acuerdo con las Escrituras, el propio amo Jesucristo, llegado el año 1919, nombró a ese esclavo como administrador de todos sus bienes terrestres. Si al tiempo del nombramiento en 1919, estaba el esclavo enseñando la verdad, eso significa que las doctrinas que entonces enseñaba como verdad no deberían haber cambiado a lo largo de los años.

    El nombramiento del esclavo no es compatible con “la luz que va en aumento hasta que el día queda firmemente establecido”, pasaje bíblico que el Cuerpo Gobernante se aplica para justificar los cambios doctrinales con el paso de los años. Los líderes de los testigos de Jehová suelen decir que “lo importante es el conocimiento que hoy día se tiene de la verdad”. Ciertamente, en el caso que nos ocupa, lo importante es el conocimiento que se tenía en 1919, cuando el amo Jesucristo nombró a su esclavo fiel y discreto sobre todos sus bienes. Pero si lo que entonces se enseñaba como verdad ha cambiado porque hoy se alude que se tiene un conocimiento más exacto, eso quiere decir que lo que se enseñaba en 1919 no era la verdad y, por tanto, Jesucristo no pudo nombrar a su esclavo como administrador de sus bienes porque no estaba enseñando la verdad.

    Por otro lado el llamado esclavo no estuvo consciente de la visita o inspección de Jesucristo en 1918 ni del nombramiento en 1919. Fue en 1927 cuando el presidente Rutherford explicó con carácter retroactivo que Jesucristo había venido a inspeccionar al esclavo en 1918 y que en 1919 le nombró su administrador. Esto es semejante al caso de un rey que hace el honor de visitar a cierta persona en su propia casa, se aloja en ella durante un año, y cuando se marcha nombra al amo de la casa su administrador. Sin embargo, el amo de casa no se entera de que el rey había estado en su casa y le había nombrado sobre sus bienes hasta más de tres años después. Ciertamente, esto es un absurdo total. Cuando un rey visita a una persona y le otorga cierto nombramiento, es evidente que la persona visitada se entera al momento.

    Eso mismo es lo que sucedió con la visita de Jesucristo en 1918 y el nombramiento en 1919. El esclavo no se enteró de ello hasta 1927. Ahora bien, ¿quién era exactamente el esclavo en aquel tiempo? La persona considerada como el esclavo fiel en dicho tiempo no era otra que el propio Russell, que en 1919 llevaba tres años muerto, pero que se suponía que dirigía los asuntos espirituales de la Watchtower desde el cielo. Si este esclavo estaba en el cielo, no hubiera sido preciso que Jesucristo visitara a nadie en la Tierra ni le nombrara su administrador.

    Hasta 1927 no declaró Rutherford que el esclavo lo componía en realidad el entero cuerpo de los ungidos, que eran absolutamente todos los creyentes que pertenecían al movimiento de los Estudiantes Internacionales de la Biblia. Si hasta 1927 no se sabía quién era el esclavo en la tierra, ¿a quién visitó Jesucristo en 1918 y lo nombró sobre sus bienes en 1919, si nadie salió a recibirlo ni nadie se enteró de la real visita y del trascendental nombramiento?

    En la actualidad, el Cuerpo Gobernante ha cambiado fechas y conceptos. La fecha de 1918 la ha abolido y pasa la inspección de Jesucristo a 1914.Solo que esa inspección no la realiza el amo a su “esclavo fiel y discreto”, dado que, según dogmatiza ahora el Cuerpo Gobernante de hoy, no existía ningún esclavo fiel en 1914. Jesucristo visitó, dicen, a los miembros de la junta directiva de la Watchtower en 1914 y a esos mismos los nombró como “esclavo fiel y discreto” en 1919.

    Es decir, antes se decía que el Amo inspeccionó en 1918 a su “esclavo” (que existía desde el año 33 de nuestra era) y que lo nombró sobre sus bienes en 1919. Ahora se dice que visitó a la junta directiva en 1914 y a ésta la nombró como su “esclavo fiel y discreto” en 1919, pero no los nombró como administrador de sus bienes, sino que hoy entiende el Cuerpo Gobernante que ese nombramiento queda pendiente para el futuro.

    El origen de las fechas 1918 y 1919 fue, como vemos, producto del teorizar de Rutherford, quien aseveró que el Amo Jesucristo inspeccionó a su esclavo fiel y discreto en 1918, nombrándole administrador de sus bienes terrestres en 1919. La “nueva luz” del actual Cuerpo Gobernante deja obsoleto el año 1918 y niega que el Amo visitase a su esclavo, ya que aún no existía, sino que examinó a los miembros directivos de la Watchtower en 1914 y los nombró su “esclavo fiel y discreto” en 1919.  
 
 

sábado, 16 de mayo de 2015

Las misteriosas edades de los patriarcas bíblicos después del Diluvio

  Aunque el asunto no es de nuestra autoría, leyendo las edades de los patriarcas bíblicos hemos recordado una tabla de clase pitagórica que tiempo atrás se insertó en la revista española Enigmas (creemos que era ésa), si bien hemos tenido que reinventar la tabla. Presentamos en realidad dos tablas. La primera está confeccionada en base a las edades de los patriarcas desde Sem hasta Abraham. Estos patriarcas no tienen edades tan longevas como las de sus predecesores antediluvianos y eso es algo extraño.

    La segunda tabla es un curioso resumen que, de acuerdo con la tabla 1, hemos sacado en conclusión, inspirados en la tabla original de aquella interesante revista española de misterio que también se leía en Estados Unidos. Vayamos con las explicaciones:

    Tabla 1. En la fila superior, en horizontal y en negativo, aparecen los nombres de los patriarcas y las edades que tenían cuando fueron padres de familia. En la columna de la izquierda, en vertical y en negativo, figuran los años que los respectivos patriarcas vivieron después de engendrar. En las casillas correspondientes, semisombreadas y en negrita, aparecen las edades que los patriarcas tenían al morir. Así, por ejemplo, Sem tenía 100 años cuando engendró a Arpaksad y continuó viviendo 500 años, hasta que falleció a los 600 años de edad. Arpaksad tenía 35 años cuando fue padre de Selah y continuó después viviendo 403 años, hasta que murió a la edad de 438 años. Y así sucesivamente hasta llegar a Abraham, que figura con su nombre primitivo, Abrán, de quien se ha estimado que engendró a Ismael hacia la edad de 85 años, diez años después de haberse instalado en Canaán, si bien se trata de una aproximación.

    La disposición numérica de la tabla es la siguiente: Los años de la columna en negativo de la izquierda se suman a las edades de engendramiento de todos y cada uno de los patriarcas y su total se coloca en la casilla correspondiente. Por ejemplo, los 500 años que continuó viviendo Sem después de engendrar se suman a la edad de engendramiento de Sem y da 600. También se suman a la edad en que Arpaksad engendró y da 535. Igualmente a la edad de Selah cuando fue padre y el resultado es 530. Y así sucesivamente hasta completar la tabla.

        
TABLA 1

Edad
post.      
Sem
100
Arpak.
35
Selah
30
Eber
34
Peleg
30
Reu
32
Serug
30
Nacor
29
Taré
70
Abrán
85
500
600
535
530
534
530
532
530
529
570
575
403
503
438
433
437
433
435
433
432
473
478
403
503
438
433
437
433
435
433
432
473
478
430
530
465
460
464
460
462
460
459
500
505
209
309
244
239
243
239
241
239
238
279
287
207
307
242
237
241
237
239
237
236
277
282
200
300
235
230
234
230
232
230
229
270
275
119
219
154
149
153
149
151
149
148
189
194
135
235
170
165
169
165
167
165
164
205
210
90
190
125
120
124
120
122
120
119
160
175

    Tabla 2. Esta tabla, que comprende a los patriarcas desde Arpaksad hasta Nacor, se resume de la siguiente manera: De las casillas correspondientes de la tabla 1 se toma únicamente la cifra de las centenas y se coloca en la casilla que corresponda de la tabla 2. Por ejemplo, de la tabla 1 y de la primera fila horizontal, se toman las cifras 5 iniciales de los números 535, 530, 534, 530, 532, 530 y 529. De la segunda, tercera y cuarta fila se toman las cifras 4 iniciales. De la quinta, sexta y séptima fila se toman las cifras 2 iniciales. Y de las filas ocho, nueve y diez, las cifras 1 de las centenas. Coincide que los números dispuestos pitagóricamente se repiten según las edades patriarcales.

    Una vez dispuestas las cifras en las casillas correspondientes de la tabla 2, nos encontramos con una progresión aritmética descendente. Si se suman las cifras de cada columna, da en todos los casos 26. Curiosamente, el número 26 en hebreo corresponde al tetragrámaton que en griego se escribe con las vocales YHWH (en griego son vocales, no consonantes), y que en hebreo corresponde a las letras YOD, HE, VAV, HE. Los valores numéricos son los siguientes: “Y” equivale a 10. “H”, a 5. “W”, a 6. Tenemos, pues, que la suma de las letras Y+H+W+H = 10+5+6+5 = 26. Este sistema de aplicar números a las letras se llama Guematría. Entendemos que las edades de estos patriarcas tal como las expone la Biblia, no son casuales. Algo se quiso transmitir con ellas, aunque a nosotros se nos escapa su verdadero significado.  

 
TABLA 2

 
Arpak.
 
Selah
 
 
Eber
 
 
Peleg
 
 
Reu
 
 
Serug
 
 
Nacor
 
5
5
5
5
5
5
5
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
26
26
26
26
26
26
26