viernes, 14 de abril de 2017

El pan que Jesucristo partió la noche de la cena con los apóstoles

 

    Los evangelios fueron escritos en griego, antes de ser traducidos al latín por Jerónimo de Estridón a partir del año 382. De ahí que los más antiguos códices aparezcan en griego. Eusebio de Cesarea hace decir a los padres apostólicos -que son invención de su pluma, pues la Historia seglar no da razón de ellos, a excepción de Orígenes y de algún otro a quienes Eusebio les insertó textos caprichosamente- que Mateo el apóstol escribió su evangelio en hebreo. A decir verdad, Mateo no escribió ningún evangelio. No se sabe quiénes escribieron los evangelios, a pesar de que la Iglesia teoriza que fueron Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

    En la Edad Media sí circulaba un evangelio de Mateo escrito en hebreo y atribuído a Sem Thov, en el cual no aparece la fórmula trinitaria del bautismo ‘en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo’, fórmula que no existía en los tiempos de Eusebio de Cesarea (siglo IV). Eusebio cita siete veces de los últimos versículos de ese evangelio, pero sin mencionar dicha fórmula, ya que en su tiempo la expresión ‘bautizándolos en el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo’ no estaba escrita en el evangelio. No se sabe cuándo fue incorporada esa expresión al evangelio. Probablemente lo hizo Jerónimo cuando creó su Vulgata latina a finales del siglo IV. De la Vulgata se elaboraron los códices que hoy conocemos y los papiros que se hicieron pasar por más antiguos.

    Lo cierto es que los primeros códices estaban escritos en griego. En las traducciones interlineales de los evangelios -como la traducción de la Sociedad Watch Tower, que presenta el texto en griego y debajo su traducción literal al inglés, mientras otras biblias interlineales lo vierten al castellano- se observan dos palabras distintas para el vocablo ‘pan’. En castellano llamamos ‘pan’ tanto al pan con levadura como sin ella. Pero en griego hay distinción de términos entre ‘pan con levadura’ (en griego ‘arton’) y ‘pan sin levadura’ (en griego ‘azumon’).

    Así, en la Pascua judía se comía ‘azumon’ o pan sin levadura, como indica en griego el evangelio de Mateo 26:17, Marcos 14:12 y Lucas 22:1. Ahí se lee que se acercaba el día de las ‘tortas no fermentadas’ o de los ‘panes ácimos o sin levadura’. El término ‘pan ácimo o torta no fermentada’ aparece con la palabra ‘azumon’. Por su parte, en la cena de Jesucristo con sus apóstoles leemos que él partió un pan y lo distribuyó. Aquí la palabra ‘pan’ aparece en griego con el vocablo ‘arton’, que significa pan con levadura (Mateo 26:26; Marcos 14:12; Lucas 22:19).

    Tanto los teólogos católicos como los protestantes y los testigos de Jehová, que ya tienen la idea preconcebida de que Jesucristo celebró esa noche la Pascua judía con sus apóstoles, se adelantan a decir que en este caso la palabra ‘arton’ se refiere a un pan en general, sea con levadura o sin ella. Pero los expertos independientes o no adscritos a iglesia alguna afirman que ‘arton’ solamente puede referirse a pan con levadura y que si el evangelista hubiera querido decir ‘pan sin levadura’ hubiera escrito ‘azumon’ y no ‘arton’.

    ¿Por qué emplea el evangelista la palabra ‘arton’ o pan con levadura si, según se cree, Jesucristo acababa de celebrar la cena de Pascua con sus apóstoles y tomó uno de los panes de esa cena para partirlo y distribuirlo? La razón es bien sencilla: Jesucristo no celebró ese año la cena de Pascua judía porque murió el 14 de Nisán a la misma hora (entre las dos tardes) en que se sacrificaban los corderos para la cena de Pascua, que se observaba al empezar el 15 de Nisán, con la noche. No olvidemos que el día entre los judíos empezaba al final del crepúsculo, cuando aparecían las tres primeras estrellas.

    El historiador judío Flavio Josefo escribe que los corderos se sacrificaban entre la hora novena y la undécima del 14 de Nisán (es decir, entre las 3 y las 5 de la tarde, hora solar). Esto está de acuerdo con Exodo 12:5 y 6, donde se lee que cada familia debía tener en cada casa un cordero hasta el 14 de Nisán y que tenía que degollarlo entre las dos tardes de ese mismo día. La primera tarde empezaba a las 12 del día, que era cuando el Sol comenzaba a declinar. La segunda tarde iba de las 3 a las 6, cuando se iniciaba el crepúsculo. Pero aún si las dos tardes se refirieran, la primera a las seis horas de la tarde (de 12 a 6) y la segunda al crepúsculo (de 6 a 7 de la tarde), la matanza del cordero se hacía justamente en medio de las dos tardes o entre las dos tardes.  

    Si el cordero se degollaba el día 13 entre las 6 y las 7 de la tarde, ya en el crepúsculo, como afirman los testigos de Jehová, no hubiera dado tiempo a aderezarlo y asarlo para ser comido en familia en las primeras horas de la noche, es decir, entre las 7 y las 8, hora solar. La cena de Pascua duraba unas tres horas, dado el largo ritual que se efectuaba durante la misma. Asar el cordero llevaba un mínimo de tres horas y, si una familia comenzaba a asarlo a las 8 de la tarde, pongamos por caso, hasta las 11 de la noche hora solar (que son hoy las 12 o la 1) no comenzaba la cena, la cual, con su ceremonial, finalizaría a las 2 de la madrugada (hoy las 3 o las 4 de la madrugada).

    Según la Biblia, la primera cena de Pascua la celebraron los israelitas al iniciarse el 15 de Nisán, por la noche, no al empezar la noche del 14 de Nisán. Y salieron de Egipto en la madrugada del 15 de Nisán. Por esa razón era fiesta el día 15 y no el 14. El 15 de Nisán era el día de la liberación de Israel del yugo egipcio, es decir, la fiesta nacional. Si la liberación hubiera acontecido el 14 de Nisán, sería fiesta ese día y no el 15 de Nisán. El día 14 de Nisán era, como indica el evangelio de Juan, el ‘día de la Preparación’ de la Pascua, que comenzaba entre las dos tardes con el sacrificio del cordero. El 14 de Nisán, pues, se degollaba el cordero hacia las 3 de la tarde y por la noche, ya entrado el día 15, que era noche de luna llena, se cenaba.    

    El evangelio especifica que Jesucristo salió con sus apóstoles al monte de los Olivos después de la cena. Aún suponiendo que hubiera empezado la cena como muy pronto a las 7 de la tarde, hora solar, la habría acabado hacia las 10, también hora solar, que hoy equivale a las 11 o las 12 de la noche. Si la cena la hubiera empezado más tarde, también sería más tardía la hora de salida hacia el monte. De todas maneras, ésas no son horas de moverse de casa, sobre todo en un tiempo en que la temperatura nocturna máxima es de 10 grados. Aparte de eso, después de la cena de Pascua no era costumbre salir de casa; ello indica que, si Jesús salió de noche de la ciudad, la cena que celebró con los suyos no era la de Pascua.

    Por otro lado las puertas de Jerusalén estaban de noche cerradas y custodiadas por los soldados romanos, que no permitían salir a nadie, sobre todo por temor de que se fraguara algún levantamiento contra la autoridad romana. Se vigilaban las aglomeraciones dentro de la ciudad y mucho más si se celebran fuera de ella, aunque no se permitían de ninguna manera, salvo la de la Pascua y alguna otra celebración, dentro de la ciudad. En esos días se doblaba la vigilancia. No se sabe por qué los evangelios dicen que a Jesucristo le seguían multitudes, cuando los romanos no las permitían. Ello indica que los escritores de los evangelios no conocían las costumbres judías del primer siglo y por tanto quienes los escribieron fueron personas de siglos posteriores.

    En el evangelio de Lucas 22:55 hay un detalle muy curioso. Ahí se lee que el apóstol Pedro estaba en el patio donde se había encendido un fuego y él se acercó, evidentemente a calentarse, porque la noche era fría. Eso sugiere que no se entiende cómo pudieron Jesucristo y los apóstoles soportar varias horas al sereno de aquella fría noche en el huerto del monte de los Olivos. Nada dice el evangelio de que llevaran mantas, aparte de que no hubieran servido de mucho. 10 grados de temperatura por la noche, que es lo máximo que a primeros de abril se tiene en esas latitudes, supone demasiado frío. Por eso Pedro se acercó al fuego del patio a calentarse. Pero en el huerto no había un fuego encendido y no se concibe cómo pudieron soportar durante horas la baja temperatura en una noche en que no se podía salir de la ciudad.  

    Los apóstoles estaban casi todos casados y por Ley deberían celebrar la cena de Pascua con sus familias. Jesucristo sería el cabeza de familia en su casa y debería haber celebrado la cena de Pascua con su madre y hermanos. Eso, el hecho de que el pan que se consumió esa noche era ‘arton’ y también el hecho de que Jesús murió el día de la Preparación de la Pascua, a la hora en que se degollaban los corderos para la cena, da a entender claramente que la cena en cuestión no era la de Pascua judía.  

   

   

3 comentarios:

  1. Muy interesante,en la cena ¿solo había "un pan" ? ¿cuantas personas había para cenar ? Tendría que ser muy grande? La nuevo mundo tan fantástica dice "un pan".
    Otra versión dice partió el pan y lo bendijo. No dice cuantos panes tenían, ni tampoco la cantidad de vino.
    Las Escritura no dice que en el monte de los olivos hicieran fuego,pero tampoco dice lo contrario.
    Dice que por ley tenían que estar los apóstoles celebrando la Pascua con la familia.¿No saben que Jesús tenia una forma muy particular de acusar a los escribas y a los fariseos con sus traducciones? Incluso las que tenían que observar.
    Los romanos lo que no permitían eran las revueltas y las conspiraciones de los judios.Con Juan el bautizante ¿ no se reunian y se agrupaban las personas.Junto.

    Siempre habrá personas que digan lo que la Biblia no comenta. Una cosa es lo que dice la Biblia y otras son las suposiciones o hipótesis que podríamos suponernos que dice.

    ResponderEliminar
  2. La cena de Pascua judía era obligatorio celebrarla en familia y Jesucristo no pudo celebrarla el año de su muerte, pues murió el 14 de Nisán a la hora en que se mataban los corderos para la cena de Pascua. Puedes preguntarle eso a tu ex super de distrito y te dirá que, efectivamente, Jesús no celebró la cena de Pascua, pero hay que aceptar lo que diga el 'esclavo', que para eso se le dio autoridad sobre los bienes de Cristo y uno de esos bienes es la Biblia. En nuestra redacción (escribimos decenas de artículos diarios para más de cinco mil periódicos de habla hispana) tenemos un ex super de distrito y dos ex ancianos con carrera de periodismo. De paso le comentas a tu ex super de distrito o al super de circuito que estás entrando en blogs de apóstatas. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Jose Yosadit, tengo dos noticias para usted. Una buena y la otra depende de como usted quiera aceptarla

    1) Primera noticia, no soy testigo de Jehová, por lo tanto no tengo ni ex ni súper de distrito. Tampoco soy un ex o desasociado como decís vosotros. Nunca en mi vida he pisado un salón del reino. Soy cristiano evangélico, miembro de esta iglesia
    Www.iglesiasalem.com

    2) Segunda noticia y como he dicho depende como usted la acepte.
    No soy su enemigo,hay cosas doctrinales en que no estemos de acuerdo, pero no por eso vamos a tirarnos los trastos a la cabeza. Soy simplemente su prójimo, no su enemigo.

    Un saludo

    ResponderEliminar