domingo, 7 de enero de 2018

Jesucristo, personaje literario del que la Historia no da razón (1)


(Serie de cuatro artículos publicados en periódicos locales de Estados Unidos y duramente criticados por las diferentes iglesias)

 
    Uno de los historiadores más famosos del siglo I fue Filón de Alejandría. Cronista de su tiempo, escribía inclusive sobre los personajes menos aceptados socialmente. Aunque vivía en Alejandría, estaba al corriente de lo que sucedía en Judea, en Galilea y en todo el imperio romano. Se supone que Filón era contemporáneo de Jesucristo y sin embargo no escribió sobre él. La Iglesia afirma que Filón no escribió sobre Jesucristo porque su figura no le interesaba. Y sin embargo el evangelio dice que la fama de Jesucristo traspasó las fronteras. ¿No interesaba una persona que curaba a los enfermos y resucitaba a los muertos y sí que interesaban las figuras de ladrones y asesinos? Filón no escribió sobre Jesucristo sencillamente porque no se enteró de su existencia. Ya es raro que un historiador como Filón no se enterase de que existía Jesucristo, de quien se dice que era contemporáneo suyo. ¿Y por qué no se enteró de su existencia? Dejamos la respuesta para más adelante.

    Otro historiador judío, Flavio Josefo, del siglo I, aunque posterior a Jesucristo, fue destinado como comandante a las tierras de Galilea. Josefo lista cuarenta y cinco poblaciones de Galilea y no menciona a Nazareth. La Iglesia dice que Nazareth no era importante y por eso Josefo no la menciona en su obra. Sin embargo el evangelio especifica que Nazareth tenía sinagoga. Solamente las poblaciones importantes tenían sinagoga, aunque no todas. Josefo, que era judío, no menciona a Nazareth en su listado y eso que la población tenía sinagoga, según el evangelio. Es decir, que Nazaret era un pueblo importante, pero Josefo no lo menciona. ¿Por qué? Sencillamente porque Josefo no estaba enterado de la existencia de Nazareth. ¿Y por qué no? También dejamos la respuesta para más adelante.

    Josefo escribe además que los romanos masacraron a los varones de Jafa, una importante ciudad de Galilea. Esto sucedió en el año 67, según la Historia. Los muertos, que fueron muchos, se transportaron en carretas hasta el cementerio de Jafa, que estaba a poco más de un kilómetro y medio hacia el norte, en una llanura al pie de una colina.

    El Talmud judío del siglo II tampoco relaciona a Nazareth entre las sesenta y tres poblaciones de Galilea entonces existentes. Raro es que los escritores judíos no relacionen una población con sinagoga, que para cualquier judío es importante. Tampoco aparece Nazareth en el llamado Itinerario burdigalense, un mapa del año 333 que muestra el recorrido que los fieles debían hacer por Tierra Santa. Siendo Nazareth un pueblo que figura en los evangelios, no se entiende cómo no aparece su nombre en el recorrido que debían efectuar los fieles por Tierra Santa dos siglos después del tiempo en que se supone que se escribieron los evangelios. (Continúa en la parte 2).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario