lunes, 8 de enero de 2018

Jesucristo, personaje literario del que la Historia no da razón (2)

(Serie de cuatro artículos publicados en periódicos locales de Estados Unidos y duramente criticados por las diferentes iglesias)

 
   En el año 70 los romanos destruyeron Jerusalén y se llevaron cautivos a los  supervivientes. Con el tiempo muchos judíos regresaron a Jerusalén y la reconstruyeron. Pero en el año 135, debido a una insurrección de los hierosolimitanos, los romanos volvieron a destruir Jerusalén y masacraron a sus habitantes.

    Una de las familias sacerdotales que vivía en Jerusalén por entonces huyó de la ciudad antes de que los romanos la rodeasen en el año 135. Esta familia emigró a Galilea y se instaló en la colina a cuyo pie estaba el cementerio de Jafa, donde habían sido enterrados, entre otros, los varones de aquella ciudad muertos por los romanos en el año 67. Con el tiempo los descendientes de la familia sacerdotal contrajeron matrimonio con los habitantes de los pueblos de las inmediaciones y las casas construídas en la ladera de la colina se expandieron y así comenzó a formarse un nuevo pueblo.

    Mientras los habitantes de este creciente pueblo judío eran pocos, efectuaban sus reuniones religiosas en una casa. Pero un siglo y pico después de haberse instalado la familia sacerdotal de Jerusalén en la colina galilea, se construyó una sinagoga en el lugar, ya que los reunidos no cabían en una casa. La sinagoga fue construida después de mediados del siglo III. A principios del siglo IV aparece este nuevo pueblo mencionado en los escritos. Su nombre: Nazareth.

    La pregunta es: ¿cómo es que aparece Nazareth con una sinagoga en los evangelios, supuestamente escritos en el siglo I, si Nazareth no comenzó su andadura hasta casi mediado el siglo II y no tuvo sinagoga hasta mucho después de mediado el siglo III? Eso significa que los evangelios fueron escritos después del siglo III y quien los escribió no sabía que Nazareth comenzó a ser fundada a mediados del siglo II y que la sinagoga fue levantada un siglo y pico después, ya en el siglo III.

    Tenemos entonces que Josefo no menciona a Nazareth en sus escritos sencillamente porque Nazareth no existía en sus tiempos. Y si no existía en tiempos de Josefo, mucho menos podía existir en tiempos de Jesucristo. Por tanto Jesucristo no pudo haberse criado en Nazareth ni su madre María pudo haber vivido en ese pueblo.

    Y Filón de Alejandría nada menciona sobre Jesucristo porque desconocía su existencia. Y la desconocía por la evidente razón de que Jesucristo no existía en el siglo I, en tiempos de Filón. La realidad es que Jesucristo comenzó a existir cuando en el siglo IV se escribieron los evangelios y hubo de crearse el personaje central de los mismos, además de otros personajes que le acompañaban. Y esto sucedió en tiempos del emperador Constantino. (Continúa en la parte 3).

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario